El cómplice del hombre acusado de matar a puñaladas a otro en el año 2000 en la localidad cántabra de Boo de Guarnizo fue condenado a la pena de cinco años y medio de cárcel, así como a indemnizar a la viuda e hija de la víctima con cerca de 177.700 euros.

Según la sentencia, de la sección tercera de la Audiencia de Cantabria, E.C.R. fue condenado en el año 2001 por cómplice de un delito consumado de homicidio, mientras que el presunto autor de los hechos, J.J.S., fue detenido el año pasado, desde cuando se encuentra en prisión provisional. Será juzgado a partir de este lunes, 7 de octubre, en la misma sección de la Audiencia. El fiscal pide para él quince años de cárcel por un delito de homicidio.

De acuerdo con la sentencia, recogida por Europa Press, los hechos ocurrieron el día 1 de abril del año 2000 sobre las tres de la tarde, cuando la víctima se encontraba junto a su esposa tomando una consumición en un bar de Boo de Guarnizo. Ambos estaban sentados en unas sillas en el exterior del establecimiento, en la acera.

En ese momento, se pusieron delante del matrimonio, sentados en el bordillo de la acera y mirando hacia ellos, dos hombres, uno moreno y otro rubio. Este último, E.C.R., se dirigió al cliente con el fin de provocar una discusión. Así, le dijo "si yo fuera tan viejo como tú, no estaría tomando el sol, sino que el sol me estaría tomando a mí".

Acto seguido, el otro agresor se dirigió a la esposa de la víctima en términos "obscenos" y le dijo "yo a ti te haría mujer", recriminándole a continuación y verbalmente el esposo esta actitud.

Seguidamente, sin pelea previa alguna y sin que mediara una palabra más, el hombre moreno se levantó y se abalanzó sobre el cliente, le agarró del cuello o del pecho y levantó de la silla.

En la agresión, el hombre cayó al suelo, y E.C.R. se lanzó sobre él, con lo que el primero quedó sin posibilidad de defenderse, inmovilizado por el peso del agresor.

En un momento dado, consiguió ponerse en pie y se separó de E.C.R. Entonces, el otro agresor sacó una navaja y se dirigió hacia la víctima, iniciándose una agresión que les llevó a ambos al otro lado de la carretera, frente al bar.

A consecuencia de esta pelea, el cliente, que iba desarmado, resultó muerto, ya que recibió en el lado izquierdo del cuello uno de los navajazos, que le seccionó la carótida y la yugular. En el momento de los hechos, el fallecido tenía 38 años, su mujer 33 y su hija 14.

Los dos agresores se dieron a la fuga

Tanto el condenado como el otro agresor se dieron a la fuga y se deshicieron del arma usada, así como de las ropas o de cualquier otro elemento que pudiera incriminarles directamente.

E.C.R. fue detenido y juzgado en el año 2001. La jueza lo consideró cómplice de un delito consumado de homicidio, por lo que le condenó a cinco años y seis meses de cárcel y a indemnizar a la mujer e hija de fallecido con cerca de 177.700 euros.

Por su parte, el presunto autor de las puñaladas, J.J.S., fue arrestado en 2012, desde cuando está en prisión provisional. El fiscal ha pedido una pena de quince años de cárcel por un delito de homicidio. El juicio, que comienza este lunes a las 9.30 horas en la Audiencia de Cantabria, se desarrollará hasta el próximo día 10.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.