Pérez Gellida continúa su trilogía con 'Dies Irae', en la que la trama se bifurca entre el protagonista y los Balcanes

Tras el éxito de 'Memento Mori', la continuación de la historia sale a la venta este miércoles
El escritor vallisoletano César Pérez Gellida
El escritor vallisoletano César Pérez Gellida
CDFOTO

El escritor vallisoletano César Pérez Gellida lanza al mercado este miércoles su segunda novela, 'Dies Irae', continuación de la trilogía iniciada este mismo año con 'Memento Mori', y en la que la trama se bifurca entre las andanzas del protagonista y asesino en serie Augusto Ledesma, ahora en Trieste (Italia), y la mayor presencia del psicólogo criminalista y exespía Armando Lopategui, 'Carapocha', que sirve al autor para reflexionar sobre la Guerra de los Balcanes y los crímenes que en ella se cometieron.

"Son las dos tramas argumentales principales en el libro, que como se puede imaginar en algún momento se van a encontrar", explica el autor vallisoletano en declaraciones a Europa Press, quien ha matizado que "naturalmente" entrará en el argumento el inspector de policía del grupo de homicidios de Valladolid Ramiro Sancho, que trató en 'Memento Mori' de dar caza infructuosamente a Augusto Ledesma.

Tras cometer media docena de crímenes en la ciudad del Pisuerga, el protagonista de la trilogía consigue huir con destino a la ciudad italiana de Trieste, que como ha apuntado Pérez Gellida tiene una ubicación —fronteriza con Eslovenia y a escasos kilómetros del límite con Croacia— y un pasado como puerto comercial del Imperio Austrohúngaro que la constituyen como una ciudad "más centroeuropea que italiana".

En este enclave situado al norte del Adriático y junto a la península balcánica de Istria se retoma la "obra" de Augusto Ledesma, con la novedad de que, a diferencia de 'Memento Mori' que cuenta en su totalidad con un narrador omnisciente, los capítulos de la trama centrados en el joven vallisoletano están relatados en primera persona, con lo que Pérez Gellida trata de "acercar mucho más la cámara al lector" y además diferenciar estas partes de las del resto de personajes con el "peculiar léxico" de Ledesma.

Búsqueda en belgrado

La otra gran parte de la trama de 'Dies Irae' —día de la ira— se desarrolla en Belgrado y está protagonizada por el exespía de la KGB y la Stasi 'Carapocha' y su hija Erika Lopategui, que tratan de averiguar las causas de la desaparición de su pareja y madre en el transcurso de la Guerra de los Balcanes.

El psicólogo, que colaboró con Ramiro Sancho durante la trama de 'Memento Mori' pero que realmente era el contacto de Ledesma en las Fuerzas de Seguridad, tiene un extenso pasado como espía que ya se esboza en la primera novela y que en 'Dies Irae' le retrotrae a los años 90, cuando fue uno de los "técnicos" enviados por la KGB a la Guerra de los Balcanes con el fin de asesorar al servicio secreto del recién creado Estado serbio, la BIA.

Precisamente, la relación entre Ledesma y 'Carapocha' —Orestes y Pílades en sus contactos telefónicos y cibernéticos— cuenta con varios capítulos intercalados que se desarrollan en los escenarios que compartieron en el pasado —Nueva York, Berlín y el restaurante 'Milagros' de Sopelana (Vizcaya)—. Con ello, el autor da explicación a "muchas incógnitas y preguntas que quedan sin resolver" en 'Memento Mori'.

Con este traslado a los Balcanes, el escenario de la novela permite a Pérez Gellida profundizar en el conflicto bélico que mantuvieron serbios, bosnios y croatas en la primera mitad de la década de los 90. El autor ha matizado que, por su formación como licenciado en Geografía e Historia ha estado siempre muy interesado por esta contienda, que "dejó muy marcados" a los jóvenes de su generación.

Pérez Gellida define la Guerra de los Balcanes como "el primer Reality War", ya que se podía ver "desde casa" atrocidades que "no es que se hubieran producido antes", sino que "estaban sucediendo en ese momento" y a unas dos horas y media en avión de España. Así, ha recordado crímenes en masa como las limpiezas étnicas de Srebrenica, perpetrada por el Ejército serbio, y de La Krajina —zonas hoy pertenecientes a Croacia que habían estado históricamente por personas de etnia serbia— a manos de las fuerzas croatas.

"más profundidad argumental"

Con todo ello, Pérez Gellida apunta que las personas de la editorial y de su entorno que han podido leer ya 'Dies Irae' han destacado que cuenta con una mayor "profundidad argumental" que 'Memento Mori', un libro que "simplemente era thriller, acción e intriga", principales ingredientes que perviven en la actual novela.

En el recuerdo de la Guerra balcánica se puede establecer la similitud entre los asesinos en serie y los criminales de guerra. "No hay peor asesino en serie que aquel que se siente legitimado por una bandera", cita el autor en palabras de su personaje 'Carapocha', en una reflexión de que en muchos de estos asesinatos étnicos en serie "lo único que cambiaba era la nacionalidad de los ejecutores y de las víctimas".

De hecho, Pérez Gellida apunta que el Tribunal Penal constituido para juzgar los crímenes de la Guerra de los Balcanes cuenta con unos 160 inculpados, lo que "hace pensar que pudieron ser muchos más".

Años después, relata el escritor, se vio escribiendo una historia de ficción en la que "uno de sus protagonistas llega a convertirse en un asesino en serie" mientras otro trata de entenderlos, y, paradójicamente, considera que no se trata del inspector Ramiro Sancho, sino del exespía, que lleva el doble juego de "instigador" del protagonista de los hechos criminales.

Otro de los grandes cambios de la segunda novela de la trilogía es tan obvio como el escenario, de los lugares bien conocidos por el autor en su ciudad natal se pasa a Trieste y Belgrado, dos ciudades que, sobre todo en el caso de la italiana, Pérez Gellida no son para nada extraños. En Trieste, el novelista pasó un año de Erasmus, donde pudo comprobar las peculiaridades de la ciudad del Friuli y de sus gentes, que aseguran verse afectados por la 'Bora' un viento frío que sopla determinados días al año en invierno.

Para ambientar las tramas de Belgrado, Pérez Gellida viajó hace un año a la capital serbia para conocerla y recoger testimonios, ya que "cualquiera tiene una historia que contar de la guerra de los Balcanes". Pese a este trabajo de ubicación, el hecho de que la documentación sobre psicología e investigación criminal ya se llevó a cabo para escribir 'Memento Mori', el autor destaca que no sabría precisar cual de las dos obras le ha llevado más tiempo.

Estos escenarios traen también nuevos personajes, como la inspectora de policía de Trieste Gracia Galo y el experto informático serbio, colaborador de 'Carapocha', Goran Jercic.

Lo que pervive, en cambio, es el constante fondo musical, que hizo que 'Memento Mori' pudiera ser considerada una 'novela con banda sonora'. Así, el ritmo de la trama se acompasa con la música que escucha el propio Augusto Ledesma y que invitan al lector a acompañar la lectura con los temas de Vetusta Morla —cuyas canciones dan título a algún capítulo— REM, Rammstein, Placebo, Muse, Iván Ferreiro o Love of lesbian y con la incorporación de piezas de música clásica.

'Dies Irae' lleva el sello de la editorial Suma de Letras, perteneciente a Prisa Ediciones y, al igual que 'Memento Mori' está prologada por un conocido personaje ligado a la compañía. Si en esa ocasión fue el exfutbolista y presentador Michael Robinson, en el segundo capítulo de la trilogía la apertura corresponde al reportero Jon Sistiaga, quien trabajó como corresponsal de guerra en el conflicto de Kosovo, epílogo de la Guerra de los Balcanes, en 1999.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento