El portavoz del PP vasco, Borja Sémper ha denunciado el "envalentonamiento" y la "vuelta al pasado" de la izquierda abertzale, a la que ha reprochado que le haya insultado llamándole "fascista" de forma "injusta".

Sémper, en declaraciones a los medios de comunicación en el Parlamento vasco, ha contestado de esta forma a las acusaciones de "fascista" que sufrió este pasado jueves y a las palabras del portavoz de Sortu, Pernando Barrena, que ha afirmado que dedicarle ese calificativo no es un insulto, sino la constatación de un comportamiento "totalitario y falangista".

El representante del PP ha afirmado que estos hechos son "lamentables" y evidencian el "retroceso vertiginoso" de la izquierda abertzale respecto a "lo que pretendía colarnos en los últimos meses", en referencia a la apuesta de la antigua Batasuna por las vías políticas y democráticas.

Sémper ha pedido "cordura" a la izquierda abertzale, tras lo que ha asegurado que no solo es necesario derrotar a ETA, sino que también hay que acabar con "las ideas que sustentaban" el terrorismo de la banda. Entre tales ideas, ha citado las que pueden llevar a alguien a "llamar fascista y falangista" a quien piensa de forma diferente.

"resto del franquismo"

"El único resto del franquismo que queda en Euskadi es ETA y la izquierda 'abertzale'", ha manifestado. Sémper ha asegurado que no se siente "ofendido" por los insultos que le han dirigido, pero ha pedido "moderación" a EH Bildu y a Sortu.

A su juicio, incidentes como el ocurrido este viernes en la sede del PP en Gipuzkoa, en la que un grupo de desconocidos, según ha explicado, ha "insultado" al personal administrativo y ha "precitado" las puertas, son "consecuencia" de la actitud que está manteniendo la izquierda 'abertzale'.

Sémper, que ha tachado de "injustos e injustificados" los insultos que ha recibido, ha denunciado el "envalentonamiento y la vuelta al pasado" de la antigua Batasuna.

Consulta aquí más noticias de Álava.