El principal acusado en el juicio contra la célula de Al Qaeda en España, Imad Eddin Barakat, Abu Dahdah, negó ayer que hubiera mantenido una relación personal con Jamal Zougam, uno de los autores materiales del 11-M.
 
En el segundo día del macrojuicio que tiene lugar en Madrid, con 24 acusados, el líder de la célula admitió que «conocía a los jefes islamistas de Europa de tomar té». Los 24 sospechosos están acusados de pertenecer o colaborar con el grupo que atentó el 11-S. De su relación con Zougam, aclaró que le vendía mercancía para su tienda. Puntualizó que «no era un musulmán practicante, porque iba con chicas».
 
Explicó que tanto la Alianza Islámica como los Soldados de Alá, supuestamente creadas por él para reclutar muyahidines, no existen y son «un invento» del sumario.
 
Abu Dahdah, para quien la fiscalía pide 62.512 años de prisión, negó haber preparado el encuentro de julio de 2001 en Tarragona entre Mohamed Atta (uno de los suicidas de las Torres Gemelas), Ramzi Bin Al Shibh (considerado cerebro del ataque) y Mohamed Belfatmi. Sí que conocía Mohamed Haydar, del comando del 11-S.
 
En una conversación con un tal Shakur el 27 de agosto 2001, éste le dijo: «Hemos entrado en la aviación y hemos degollado al pájaro». Abu Dahdah negó que la frase tuviera que ver con el 11-S.
 
En libertad por motivos de salud
 
El tribunal acordó ayer dejar en libertad provisional al acusado Jamal Hussein Hussein por motivos de salud. Un médico forense confirmará que Hussein, para quien se pide 9 años de prisión por pertenencia a organización terrorista, fue intervenido en enero de 2004 de un aneurisma. El periodista Taysir Alony está en libertad también por enfermedad.