El Observatorio del Ebro prevé terremotos durante "días o meses" como ya pasó en Rusia

  • El Observatorio del Ebro recuerda los episodios sísmicos similares acaecidos en Rusia a causa de un almacén de gas.
  • La actividad sísmica, con más de 300 episodios, sorprende a los técnicos por su cantidad y por su nivel.
  • Se han llegado a detectar hasta 40 movimientos sísmicos diarios.
  • A FONDO: ¿seísmos naturales o por la inyección de gas?
El Observatorio del Ebro muestra en una pantalla uno de los terremotos registrados.
El Observatorio del Ebro muestra en una pantalla uno de los terremotos registrados.
JORDI MARSAL/ ACN

Los movimientos sísmicos que se registran en la zona de la plataforma del proyecto Castor podrían continuar produciéndose durante "días o meses", incluso tras paralizar los trabajos de inyección de gas al subsuelo, según la responsable de la sección sísmica del Observatorio del Ebro, Estefania Blanch.

Para llegar a esta conclusión recuerda la experiencia de otros casos similares, como un almacén de gas en Rusia, que generó también una actividad sísmica similar durante bastante tiempo. En el Observatorio, encargado de monitoritzar la actividad sísmica alrededor del Castor, sorprende todavía la intensidad que han logrado algunos de los 300 terremotos detectados en menos de un mes. Este miércoles por la mañana se ha registrado otro de 2,9 grados en la escala de Richter ante la costa de Vinaròs y ha sido el número 11 desde la pasada medianoche.

La red de diez estaciones del Observatorio ha podido recoger como, a partir del pasado 5 de septiembre -cuando empezó la tercera inyección de gas en el almacén submarino Castor- caían todos los registros existentes. "Pasamos de no tener seísmos a tener terremotos diarios, no era habitual", constata Blanch.

Durante los pasados días 12 y 13 de septiembre, se llegaron a alcanzar hasta 40 terremotos diarios, aun cuando menores de 1,8 grados en la escalera de Richter, es decir, imperceptibles. Según la experta, al día siguiente del día 17, cuando se habría parado la inyección, la sismicidad y la magnitud empezaron a disminuir.

Pero fue un espejismo. El día 19 un nuevo movimiento llegaba a los 3,5 grados, el 24 dos terremotos de 3,7 y 3,9 grados. El récord, este pasado martes de madrugada, con un movimiento de 4,2 grados que se dejó sentir desde Tarragona en Castelló -una magnitud sin precedentes desde el año 1930, cuando tuvo lugar uno de intensidad 4, mientras que este habría sido catalogado de 3-.

"Esperábamos esta sismicidad y estos repuntes pero no tan elevados. En algunos lugares dónde hay almacenes, la sismicidad inducida puede durar unos días o meses", ha admitido Blanch. Sería el caso de unas instalaciones similares que se pusieron en marcha en Rusia, dónde también se produjo terremotos de mayor magnitud de lo que es habitual.

Fundación Biodiversidad
Mostrar comentarios

Códigos Descuento