Manel Prat
El director de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, en la comisión del Parlamento catalán que estudia el uso de las pelotas de goma. TONI ALBIR / EFE

El director general de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, ha admitido este martes que no puede garantizar que no aparezcan nuevas versiones del caso Ester Quintana, la mujer que perdió el ojo en la huelga general del 14 de noviembre de 2012, después de que la Consejería de Interior haya ofrecido distintas versiones a lo largo de la investigación.

En su segunda comparecencia ante el Parlament en la Comisión de estudio de los modelos de orden público y sobre pelotas de goma, ha respondido a los diputados: "Me preguntan si será la última versión: no lo puedo garantizar", ya que, según sus palabras, podría aparecer otro vídeo que aclare quién hirió a la mujer, quien ha pedido en varias ocasiones la colaboración ciudadana para recopilar todos las imágenes existentes.

Precisamente, Quintana también ha acudido a la sesión y ha sido el primer día que han coincidido. Según ha explicado, Prat se ha dirigido a ella para decirle que lamentaba lo ocurrido y han conversado brevemente.

"Si de alguna cosa hemos pecado los políticos es de excesiva transparencia intentando trasladar toda la información de que disponíamos en cada momento,", pese a que después se haya comprobado no todo era cierto, ha indicado Prat.

Ha comparecido para dar cuenta de las nuevas investigaciones que recogen la actuación de una furgoneta en la zona donde Quintana resultó herida, y que en principio sus agentes aseguraban que se habían mantenido al margen, lo que motivó que se apartara a estos seis mossos por haber ocultado esa información y que se disparó una salva.

Ha detallado que les apartaron por la "inadmisible ocultación de una información relevante" sobre el caso, y por la pérdida de confianza en los agentes, que al declarar como testigos en el Juzgado de Instrucción 11 de Barcelona negaron haber disparado una salva y haber ocultado información.

Prat ha indicado que los agentes cambiaron su versión porque primero aseguraron que estaban a la cola del dispositivo pero después, ante el propio jefe de la Brimo, aseguraron haber disparado una salva y estar más adelantados, y ha puntualizado que si ante el juez han dicho otra cosa es por la estrategia de defensa.

No autorizó balas de goma

Aunque Prat admite que puede aparecer una nueva versión, ha reiterado que durante toda la jornada no autorizó, en tanto director de la Policía —es el único que puede hacerlo—, el uso de pelotas de goma, y "de las informaciones recopiladas no se desprende que los efectivos usaran".

Reconoce que, como director general de los Mossos, tiene una versión de qué le ocurrió a Ester Quintana, pero no ha querido explicarla porque el caso está judicializado, y ha indicado que es "el primer interesado" en aclarar quiénes son los autores de la lesión.

"No puedo negar que hay versiones contradictorias, forma parte de las vicisitudes de la investigación", ha indicado a preguntas de los diputados.

Prat admite que "hay cosas mejorables" en este caso y que por eso están implementando mejoras en el control de la actuación de la Brigada Móvil, con nuevos protocolos y más control de la trazabilidad de las pelotas de goma, que ahora se han numerado, se han precintado los zurrones donde se trasladan y se han puesto de un determinado color, además de que deberá documentarse cada vez que se usen las escopetas.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.