El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, confía en que el "histórico" encuentro que ha convocado en la residencia oficial de Monte Pío para este miércoles con los expresidentes gallegos Gerardo Fernández Albor (PP) y los socialistas Fernando González Laxe y Emilio Pérez Touriño sirva para "sumar experiencias" que permitan buscar soluciones para enfrentar problemas "estructurales" que afectan a Galicia.

Así lo han trasladado a Europa Press fuentes del entorno del máximo mandatario autonómico, que han insistido en que el objetivo prioritario de esta reunión "abierta" a las aportaciones de todos los participantes es aprovechar "lo máximo posible" la experiencia de los anteriores presidentes gallegos para afrontar cuestiones "cruciales" en la comunidad.

Y es que Feijóo tiene la convicción de que en Galicia hay asuntos que "trascienden las legislaturas, ésta y las anteriores" por lo que es "bueno" sumar experiencias para buscar soluciones.

"Galicia tiene problemas estructurales que quizás no se resuelvan hasta que pasen otros tantos presidentes como ha habido", han reflexionado las fuentes consultadas por Europa Press, antes de añadir que, aún bajo esta premisa, es preciso "esforzarse al máximo" para dejar camino andado.

En el encuentro, el primero de estas características que se produce no sólo en Galicia sino en España, se abordarán cuestiones que competen a la administración y al territorio, pero no hay un orden del día "encorsetado" porque el presidente gallego, en palabras de la portavoz del PPdeG, Paula Prado, ha rechazado hacer "un guión a su medida".

"un éxito"

Ante la convocatoria del encuentro, para el que los expresidentes han sido citados a las 13.00 horas en Monte Pío, los tres prevén acudir, aunque las expectativas varían según el color político. Así, el veterano dirigente popular Gerardo Fernández Albor espera que de esta "gran idea" derive "un éxito" y los socialistas Fernando González Laxe y Emilio Pérez Touriño acuden "a escuchar", según han trasladado a Europa Press.

En concreto, Albor ha manifestado su deseo de que, tras esta reunión, el PSdeG "se anime a colaborar con el otro gran partido español". "A ver si se ponen de acuerdo en cosas para la democracia", ha defendido, convencido de que "colaborar" en cuestiones fundamentales desde la oposición "no significa decir amén a todo lo que haga el Gobierno".

Y es que, a su entender, hay asuntos y líneas estratégicas que tienen que ser "concertadas" a largo plazo. A modo de ejemplo, ha aludido a la política exterior o a la política económica "general" y en el listado de asuntos que deberían ser abordados en este encuentro, ha incluido las relaciones con Europa, los incendios forestales o, en el ámbito turístico, el Camino de Santiago.

"a escuchar"

Por su parte, el expresidente Emilio Pérez Touriño ha señalado que, aunque "evidentemente" ha hablado con Feijóo, "no hay orden del día ni temario" para la reunión del 2 de octubre y prefiere, en consecuencia, no adelantar nada sobre las cuestiones que deberían abordarse.

"Yo asisto desde la disponibilidad que siempre he tenido para colaborar institucionalmente y con el presidente", ha defendido quien gobernó en coalición con el BNG en Galicia entre 2005 y 2009, tras perder la mayoría absoluta el fallecido Manuel Fraga.

"En todo caso, el Consello Consultivo ya tiene una función asesora, ese es el canal de cooperación; a partir de ahí, el presidente dirá", ha remarcado Touriño, en la misma línea que se ha pronunciado el también socialista Fernando González Laxe, presidente del tripartito que dirigió la Xunta en los 80, quien también ha incidido en este canal de diálogo "regulado".

González Laxe ha trasladado que su intención es "escuchar" lo que transmita Núñez Feijóo, que es "quien tiene el poder y el que convoca la comida". "Cuando alguien te invita a comer, tienes que escuchar primero qué dice el anfitrión. En función de lo que plantee, responderemos", ha enfatizado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.