Músicos de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, titular del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, han justificado su voto en contra del acuerdo sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en el teatro de ópera en que supone "una apuesta por la muerte lenta de la orquesta a largo plazo".

Ayer lunes, la mayoría de Les Arts —en concreto el 62 por ciento— ratificó en asamblea el preacuerdo alcanzado el pasado día 28 por el Comité de Empresa y la dirección para no integrar el palacio de ópera en CulturArts, reducir a 40 los despidos y ahorrar más de 4 millones de euros mediante el cierre durante tres meses del espacio cultural y medidas de contención salarial, como la conversión de contratos indefinidos en fijos discontinuos o el recorte de horas de trabajo y retribución.

El resultado de la votación fue de 161 votos a favor y 97 en contra del acuerdo. Fuentes consultadas por Europa Press señalaron que la mayor parte de los votos negativos se dio en miembros de la Orquestra de la Comunitat Valenciana —unidad artística en la que no se prevén salidas—, que expresaron de una forma muy contundente, en algunos casos, su desacuerdo con los términos del pacto.

De hecho, según han confirmado desde la agrupación musical —que ya se ha reducido de algo más de 90 a unos 55 miembros desde su creación— ha habido amenazas de abandonar la formación. "Va a haber gente que se va a ir ya y otros que van a hacer todo lo posible", aseguraba una instrumentista a Europa Press. La razón, explica, es "la inestabilidad e incertidumbre" que rodea a la institución.

Sobre si el rechazo al acuerdo se debe a la rebaja de las condiciones laborales o al deterioro del proyecto artístico, esta artista extranjera admite que "ambas cosas van enlazadas" y recuerda que los músicos, que fueron seleccionados por el maestro Lorin Maazel, vinieron al teatro valenciano "con unas condiciones determinadas y, sobre todo, con un proyecto artístico muy ilusionante que desde entonces ha ido empeorando", ha recalcado.

Ante esta situación, desde el conjunto proponen soluciones que pasan por "mejorar la gestión" y "pensar más en el ingreso que en el ahorro". "Necesitamos a alguien que busque patrocinadores, que aumente el alquiler de los espacios del edificio, que consiga actuaciones... es una lástima tener una orquesta tan buena como dicen que es y que no nos utilicen", lamentan.

Pese al voto negativo a los términos del ERE, los músicos entienden que otros colectivos de la institución hayan votado a favor para minimizar los despidos pero advierten: "Están debilitando a la Orquesta y si la Orquesta no está fuerte, el Palau no está fuerte".

Otro de los músicos, éste valenciano, constata que, después de que Lorin Maazel dejara la dirección artística de Les Arts, "hubo una espantada bastante significativa y ahora se espera otra".

"se está desmoronando"

La sensación, reconoce, es que el proyecto "se está desmoronando" y apunta que, a pesar de las bajadas de sueldo —los músicos calculan que en tres años han perdido entre 9.000 y 12.000 euros anuales, dependiendo del puesto— "el nivel de la orquesta sigue bajando porque cada vez se necesitan más extras para cubrir las vacantes" que no se reponen.

"Estamos aquí por la mala gestión, se ha derrochado muchísimo dinero y ahora estamos pagándolo nosotros; se nos acusa de trabajar poco pero nosotros no somos los que programamos, con la crisis estamos trabajando poco porque no hay dinero, pero que se programe poco tampoco es cosa de los músicos de la orquesta", argumenta.

Sobre las vías de solución lo tiene claro: "pasa por poner todo el dinero en el mismo cubo, la orquesta no tiene un presupuesto, el dinero de esas 40 nóminas se tendría que ahorrar y reinvertir en músicos o en sacar plazas, poder hacer contratos".

Consulta aquí más noticias de Valencia.