Le ha cambiado la vida, pero es un "sacrificio que no cuesta nada". Así lo reconoce Carmen Pardo, diputada del PP gallego por la provincia de Ourense, tras convertirse en madre a sus 42 años de edad, y cuando se cumple un mes del nacimiento de su hija que tiene nombre de guerrera celta, Iria.

Carmen Pardo ha sido la primera diputada del Parlamento autonómico que ha podido acogerse a la delegación de voto, una posibilidad vigente desde finales de la legislatura pasada a través de una modificación parcial del Reglamento del Parlamento, la cual también permite ejercer la prerrogativa vía telemática.

En este caso, la diputada popular decidió dejarlo en manos del portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, puesto que exigía "dos días en el ordenador" cuando apenas acababa de dar a luz, como ha explicado en una conversación con Europa Press tras reincorporarse, un mes después del nacimiento de su hija, a la vida parlamentaria.

Pardo, que asegura que sus compañeros de grupo ya la han animado a ir "a por el segundo", considera que también los políticos tienen que dar ejemplo a la hora de ser madres y padres y compatibilizar la vida privada con la representación o con un trabajo en la empresa privada. "Los políticos tenemos que poner nuestro granito de arena", ha considerado, consciente de que a ella la vocación maternal ha sido "algo tardía".

"Si queremos que Galicia salga adelante, hay que darle futuros políticos, empresarios...", ha manifestado en tono distendido, tras participar en la primera comisión parlamentaria después de dar a luz en una reincorporación que también se ha precipitado porque este mes se celebra el debate sobre el estado de la autonomía.

Carmen Pardo se considera "afortunada" porque compañeras de ella "no han tenido" la misma suerte de poder dedicarse "al cien por cien" el primer mes a sus hijos, como le ocurrió a la exdiputada Natalia Barros en la pasada legislatura, cuando todavía no se había modificado el Reglamento. Ahora, las diputadas pueden acogerse a una especie de baja de maternidad, es decir, delegar el voto o hacerlo electrónicamente durante cuatro meses, posibilidad que todavía tiene también esta diputada de nuevo si lo solicita.

COMPATIBILIZAR

Por ahora, la parlamentaria popular prevé compatibilizar la preparación de iniciativas parlamentarias y sus intervenciones en la Cámara gallega con la lactancia materna, para lo que recurrirá también a la colaboración de sus compañeros del grupo.

Con todo, Carmen Pardo reconoce la dificultad de las mujeres para poder compatibilizar la vida familiar y laboral, y ha hecho especial hincapié en la situación que viven las mujeres autónomas. "Las mujeres tenemos mayor carga", admite la diputada popular, que en la legislatura pasada ocupó la Secretaría Xeral de Turismo con Alberto Núñez Feijóo.

Para esta parlamentaria, lo que es esencial es "un cambio de chip en muchos hombres" para hacer compatible la maternidad de las mujeres, porque, a su juicio, cuando eso ocurre, le acompaña el resto de los ámbitos de la vida. "Luego la sociedad, la política y los dirigentes (de las empresas) van a ir detrás", afirma.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.