La conselleira do Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, ha apelado este martes en Bruselas a la "solidaridad" de los eurodiputados con los pescadores gallegos para que la próxima semana voten en contra de la ratificación del acuerdo de pesca que Bruselas ha negociado con Mauritania, al entender que las mejoras en el protocolo consensuadas en las últimas semanas no benefician "a ninguna flota".

Quintana ha viajado a la capital europea como parte de la delegación encabezada por el secretario general de Pesca del Ministerio de Alimentación, Agricultura y Medio Ambiente, Carlos Domínguez, que trata de sumar apoyos en la Eurocámara contra el acuerdo. El pleno del Parlamento se pronunciará el próximo martes sobre el acuerdo y puede aprobarlo o rechazarlo, pero no modificarlo.

"Es un mal acuerdo que cuesta demasiado dinero a los ciudadanos de la Unión Europea y que, a cambio, su contrapartida (para la flota) es cero", se ha quejado Quintana en declaraciones a la prensa tras una reunión con eurodiputados del Partido Popular y previas a otros encuentros con representantes del PSOE, UPyD y Los Verdes.

La conselleira de Mar ha recalcado que no cree que las mejoras que negoció la Comisión Europea hace un par de semanas en Mauritania hayan conseguido que "ninguna flota salga beneficiada", aunque haya algunos buques que "vayan a ir a probar", presionados por un largo periodo amarrados a puerto.

La flota cefalopodera gallega es la más afectada por este acuerdo ya que se le cierra un caladero al que sí tenía acceso en el pasado y con unos argumentos que no dan por buenos. "Nos dicen que Mauritania es soberana si no quiere que la flota acceda al recurso del cefalópodo, pero vemos que flotas de otros países están accediendo a la extracción de este recurso, que luego entra en los canales de comercialización de la UE", lamenta la representante gallega.

"buena situación"

En este sentido, Quintana ha recordado que el Instituto de Oceanografía Español ha aportado datos que acreditan la "buena situación" del pulpo en aguas mauritanas y ha lamentado que el Ejecutivo comunitario no haya hecho esfuerzos por aportar esta información a la mesa de negociación.

Desde que concluyeron las negociaciones entre la UE y Mauritania, la mayoría de la flota española rechazó acudir a los caladeros mauritanos en las condiciones pactadas por considerar que eran inviables, aunque tras las últimas modificaciones, marisqueros, atuneros, palangreros y merluceros han pedido al Gobierno que retire su oposición a la ratificación del acuerdo.

En opinión de Quintana, las flotas siguen dudando de la viabilidad del acuerdo, pero acudirán a "probar" a aguas mauritanas porque "no tienen otra cosa que hacer" y ha asegurado que son solo los marisqueros los que han pedido el apoyo. "No creo que sea justo que nosotros digamos que es un buen acuerdo, lo importante es que la flota pueda ir a faenar con una rentabilidad que permita un mantenimiento social y económico de la actividad, y no es el caso", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.