El sector del comercio en Andalucía ha perdido en los últimos cuatro años, desde agosto de 2009 a agosto de 2013 un total de 24.960 afiliados, según la federación de comercio de CCOO-A, que advierte de la proliferación de los llamados 'falsos autónomos' en el sector, así como de la "pérdida de calidad" en el servicio al cliente, derivado de las mayores cargas de trabajo que soporta cada empleado.

Según un informe de la actividad comercial y del empleo de Andalucía 2009-2013, elaborado por CCOO, entre agosto de 2009 y agosto de 2013 ha habido una pérdida total de 24.960 personas, un 5,23 por ciento menos, sumando el régimen general y el de autónomos, ya que en agosto del año 2009 había 477.230 trabajadores sumando los dos regímenes y en el mismo periodo de 2013 hay 452.270.

De esta forma, en la actualidad, en el sector comercial de Andalucía laboran 309.638 trabajadores en el régimen por cuenta ajena y 142. 632 en el régimen de autónomos.

El informe de CCOO, consultado por Europa Press, precisa que la pérdida de empleo se ha dado en el régimen general, donde se han destruido 26.670 empleos, lo que equivale al 7,93 por ciento menos.

Por su parte, en el régimen de autónomos hay un aumento, en comparación con el mismo periodo que analizamos, de 1.710 trabajadores, lo que significa una subida del 1,21 por ciento.

De esta forma, la destrucción del empleo del régimen general "viene dada, entre otros factores, porque muchas empresas despiden a trabajadores por cuenta ajena y cuando los vuelven a contratar lo hacen como autónomos, para que sean los trabajadores los que paguen la Seguridad Social", esto es, "se contratan falsos autónomos, cuando debieran ser por cuenta ajena, lo que no deja de ser un fraude".

"Lo que el Gobierno del PP proclama sobre que España está saliendo de la crisis por el incremento de nuevos emprendedores, son falsos trabajadores por cuenta ajena", asevera el sindicato, que considera que se saldrá de la crisis "cuando se aumente el tejido productivo y se genere empleo de calidad y por cuenta ajena".

Analizados los datos por provincias se detecta que en las ocho ha bajado el empleo en el régimen general y en seis de ellas han aumentado los trabajadores del régimen de autónomos.

Asimismo, analizando la evolución de las ocho provincias andaluzas por regímenes, se observa que en el régimen general "todas las provincias arrojan saldos negativos, destacando la provincia de Sevilla, con 10.007 afiliados menos en el periodo que abarca agosto de 2009 y agosto de 2013, lo que supone una destrucción de empleo del 11,98 por ciento; le sigue Málaga, con 4.598 menos, lo que significa una bajada del 6,17 por ciento; Cádiz, con 3.624 menos, lo que equivale a un 7,66 por ciento menos".

Les sigue Jaén, con un descenso porcentual del 14,59 por ciento, lo que representa una pérdida de 3.132 empleos; Córdoba, con 1.481 menos y con un descenso porcentual del 5,39 por ciento; Granada, con menos 1.948, lo que equivale a una pérdida del 5,69 por ciento; Almería, con 51 menos, equivalente a un descenso del 0,18 por ciento, y finalmente Huelva, con 1.829 empleos menos, lo que equivale a un descenso porcentual del 9,54 por ciento.

Por su parte, el régimen de autónomos ha tenido mejor comportamiento y, aunque el aumento es poco significativo, del 1,21 por ciento, actualmente se encuentran afiliados 1.710 trabajadores más que en el mismo periodo de cuatro años atrás.

Desglosándolo por provincias, seis de ellas suben el trabajo del régimen de autónomos y dos bajan. Las provincias que disminuyen son Córdoba, con 187 menos, y Almería, con 193. El resto de las provincias aumenta porcentualmente el número de trabajadores en el régimen de autónomos. La provincia de Málaga lidera esta subida con 1.158 personas más y con el mayor incremento porcentual, un 4,13 por ciento; Granada destaca con una subida porcentual del 1,72 por ciento, lo que significa un aumento de 283 personas más; Cádiz, con 186 más; Sevilla con 141 más; Jaén y Huelva con incrementos de 261 y 61 trabajadores, respectivamente.

Además de la bajada del consumo y del aumento de los horarios comerciales, CCOO detecta en el sector comercial de Andalucía un aumento de las cargas de trabajo para el personal laboral, así como un aumento de la economía sumergida, lo que produce "una repercusión negativa en el servicio de cara al cliente, ya que para que haya calidad tiene que haber personal, y en muchos casos éste es escaso".

Por lo tanto, CCOO va a seguir defendiendo "un modelo de comercio de futuro, profesional, competitivo, de calado social, que crea ciudad y genera actividad en los cascos urbanos". "En definitiva, el modelo de comercio mediterráneo que tenemos en Andalucía, que mantiene los centros urbanos y los pueblos vivos además de ser sostenible, y que apuesta por un empleo de calidad que dignifique las condiciones laborales y sociales de sus trabajadores", ha aseverado el sindicato.

El informe recuerda que en el sector comercial de Andalucía laboran 452.270 trabajadores por cuenta ajena y autónomos, lo que representa cerca del 16 por ciento del empleo andaluz, cifra que supera "ampliamente" el 13,8 por ciento de la media nacional, a pesar de la crisis económica y las políticas de ajustes y de recortes llevadas a cabo por los diversos gobiernos.

Situación normativa

El sindicato apunta que ello ha sido posible "por el crecimiento económico que hemos vivido hasta finales del año 2007; porque la política comercial que nos hemos dotado, buscando el consenso y el equilibrio entre los distintos formatos comerciales; y porque el sector de la distribución comercial de la Comunidad cuenta con un marco jurídico que garantiza dicho equilibrio entre formatos".

El sindicato ha reconocido que el crecimiento del sector comercial de España y de Andalucía "se ha visto truncado por la crisis, que ha afectado al consumo y, por lógica, al comercio", de forma que "también se ha visto alterado el marco normativo que teníamos configurado de consenso en torno a los horarios comerciales".

Considera que para las grandes cadenas de distribución la liberalización de los horarios comerciales "es clave para intentar quitar venta al pequeño comercio, que no puede competir con más horas de apertura".

El sindicato cree que "más horas de apertura comercial no generan más empleo por cuenta ajena ni autónoma, sino todo lo contrario, porque la venta en el comercio tradicional es asistida, frente al autoservicio de la gran distribución".

"No es cierto que una mayor apertura de domingos y festivos conlleve un aumento de la competitividad del comercio minorista, por el contrario, acarrea consecuencias nefastas, tales como el cierre de negocios y pérdida de empleos, así como los perjuicios que supone para la conciliación del trabajo con la vida familiar de los trabajadores".

Agrega que "una mayor flexibilización de horarios comerciales rompe con el actual modelo comercial andaluz, basado en la apuesta por el comercio-ciudad y pondría a su vez en peligro el modelo mediterráneo de sociedad en el que el ocio y las relaciones familiares y sociales son básicos".

Asimismo, advierte de que la desaparición del tejido comercial de proximidad "supondría, además, un coste social inasumible para aquellas personas con mayor dificultad de movilidad; aumentaría la insostenibilidad medioambiental al promover un mayor uso del vehículo privado y aceleraría la desertización de los centros y barrios de nuestros pueblos y ciudades, con el consiguiente aumento del riesgo de inseguridad".

Para CCOO el sector comercial de Andalucía tiene mucha importancia, debido a que "genera ciudad", por lo que cree que las grandes líneas políticas comerciales "deben servir para corregir las desigualdades comerciales mediante la búsqueda de la convivencia entre los distintos formatos comerciales".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.