El Ayuntamiento de Sevilla, gobernado por Juan Ignacio Zoido (PP), ha aprobado este martes, en su Junta de Gobierno, el marco presupuestario consolidado para los ejercicios 2014/2016 del Consistorio y los entes clasificados, en términos de contabilidad nacional, como Administraciones Públicas, que será remitido al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, encabezado por Cristóbal Montoro. Así, apunta al mantenimiento de la "política de austeridad y prudencia" en materia de gastos, una "ligera disminución" de los ingresos por impuestos, tasas y precios públicos locales y un "decrecimiento progresivo" de la deuda viva municipal.

Así, recuerda que la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, aprobada en abril de 2012, establece que la elaboración de los Presupuestos de las Administraciones Públicas se encuadre en un marco presupuestario a medio plazo, ajustándose a las previsiones de la Directiva Europea sobre Marcos Presupuestarios, aplicable a los Estados miembros. En dicho marco, se encuadrará la elaboración de los Presupuestos anuales, garantizándose una programación presupuestaria "coherente" con los objetivos de "estabilidad presupuestaria y de deuda pública", según señala.

En concreto, el marco presupuestario contiene las proyecciones de las principales partidas de ingresos y gastos, teniendo en cuenta tanto su evolución "tendencial", es decir, "basada en políticas no sujetas a modificaciones, como el impacto de las medidas previstas para el período considerado". Se trata, por tanto, de "una previsión general que puede sufrir algunas modificaciones, siempre que estén debidamente justificadas, dependiendo de las circunstancias", según ha indicado el gobierno local en un comunicado.

En dicho marcho, respecto a los ingresos por impuestos, tasas y precios públicos locales, se ha previsto una "ligera disminución", debido a "la plasmación de una política de reducción de la presión fiscal que soportan los sevillanos", que, según el Ayuntamiento, "se hará visible en la modificación de las Ordenanzas Fiscales". Respecto a los impuestos cedidos por el Estado, se ha seguido un criterio de "prudencia", al "no tener aún comunicación oficial sobre las cifras de 2014", optando por mantener la previsión de ingresos por tales conceptos que figura en los presupuestos del ejercicio 2013, algo que ocurre igualmente con las transferencias corrientes (PIE y Patrica). En cuanto a las subvenciones finalistas procedentes de otras administraciones sólo se incluyen aquellas que ya han sido concedidas y aceptadas por el Consistorio, "de ahí que se refleje una bajada".

En lo relativo a los gastos, por lo que respecta a los ejercicios 2015 y 2016, el marco presupuestario parte de la previsión de obligaciones reconocidas netas estimadas en 2014, "sin perjuicio de la posibilidad de reconocimiento de nuevos o mayores gastos en función de que se obtengan mayores o nuevos ingresos", ha apuntado la Administración local, quien ha destacado el "ahorro" producido en el capítulo de 'pasivos financieros' así como en intereses como consecuencia de "no haber tenido que acudir a la concertación de operaciones de tesorería en el ejercicio 2013, y que a tenor de los datos de los últimos ejercicios suponía un coste aproximado medio de 800.000 euros".

Por último, respecto a la evolución de la deuda "viva" del Ayuntamiento, ha resaltado su "decrecimiento progresivo" desde 2014 en función de las amortizaciones previstas y al "no tener programado nuevo endeudamiento en ninguno de los años del marco presupuestario". En concreto, se estima una disminución de 43,42 millones para 2014, de 47,25 para 2015 y de 46,27 millones de euros para el presupuesto de 2016. Es decir, "se ha ido abonando a los bancos lo que estaba previsto, y dentro de los límites que establece la normativa para asegurar la estabilidad y la sostenibilidad del Consistorio, pero optando siempre por destinar los recursos disponibles a otros fines, y reduciendo en la medida de lo posible las operaciones bancarias, con objeto de no gravar en un futuro el margen de actuación del Ayuntamiento".

Se mantiene la política de "austeridad"

En palabras de la concejal delegada de Hacienda y Administración Pública, Asunción Fley, "se mantiene la política de austeridad y prudencia en materia de gastos, que ha posibilitado el saneamiento de la hacienda municipal". "No sólo el pago de deudas antiguas y la resolución de conflictos arrastrados que la mermaban, sino unos resultados de tesorería que permiten el mantenimiento de la prestación de unos servicios públicos de calidad, así como la ejecución de inversiones en la ciudad en los próximos ejercicios", ha añadido.

Fley ha señalado que "la mayor parte de las medidas de austeridad y contención del gasto ya están adoptadas", por lo que "no se traducen en más ajustes para el ciudadano", ya que, como ha explicado, "al no tener liquidez no es necesario acudir a operaciones de corto plazo de tesorería, lo que supone un ahorro anual de 800.000 euros, o la reordenación de sedes municipales, que supone un ahorro de 1,3 millones al año".

La concejal delegada de Hacienda ha recordado que el Ayuntamiento ha llevado a cabo desde el segundo semestre de 2011 "importantes medidas de contención del gasto", lo que, según ésta, "ya tuvo reflejo en el segundo semestre de 2011, ante la situación de la hacienda municipal", así como en la elaboración del presupuesto para el año 2012, "cuya liquidación arrojó un remanente de tesorería positivo de 48 millones de euros", en el Plan de Ajuste aprobado en marzo de 2012 y en el propio Presupuesto de 2013.

De igual modo, ha destacado del presupuesto para el ejercicio vigente, un estado de ejecución "coherente" con la regla de gasto para 2013, aprobado por acuerdo de la Junta de Gobierno en octubre de 2012, "manteniéndose el equilibrio y la estabilidad presupuestaria", ha apostillado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.