El Gobierno andaluz ha manifestado este martes que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2014 le obligan a hacer un presupuesto para la comunidad "al límite", porque hay que cuadrar todos los "agravios" que se producen con las cuentas públicas y ha advertido de que a la administración autonómica "ya no le queda más grasa para seguir adelgazando".

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, ha explicado que los presupuestos andaluces del próximo ejercicio, sin duda, se están elaborando en un escenario "muy duro y complicado", porque estamos partiendo sobre ajustes que se ya se han realizado en años anteriores y, por mucho que se empeñe el Gobierno de Mariano Rajoy, a la administración andaluza "no le queda grasa para seguir adelgazando".

Ha agregado que hay que hacer un "esfuerzo tremendo", sin repercutir en los pilares del estado del bienestar, que será la partida presupuestaria más importante.

Montero ha explicado que el Gobierno andaluz trabaja además para poder inyectar el mayor volumen de ingreso en su propia capacidad impositiva, recaudatoria y de lucha contra el fraude fiscal, así como poniendo en valor la venta de activos. "Estamos haciendo maniobra y encaje presupuestario importante para poder minorar esas cantidades que vienen determinadas por las políticas del Gobierno de España", ha puntualizado.

"El Gobierno andaluz se plantea todo, porque cuando uno tiene que hacer un presupuesto teniendo en cuenta todo el gasto que tiene que desmontar, se plantea todo y profundiza y revisa todas las partidas presupuestarias que componen el presupuesto porque hay quitar del gasto, por el camino más corto, 1.200 millones de euros", ha indicado Montero, quien ha apuntado que eso significa que todas las partidas y todos y cada uno de los capítulos "están sujetos a revisión".

No obstante, ha señalado que se afrontará ese hecho "con inteligencia, blindando los servicios públicos y que se pierda lo menos posible de empleo público".

Así, ha querido dejar claro el compromiso firme del Gobierno andaluz con el blindaje de los servicios públicos fundamentales (sanidad, educación o políticas sociales) para que podamos salir de la crisis, desde nuestra capacidad financiera y de hacer política, "a pesar de los presupuestos de Rajoy".

Ha señalado que, evidentemente, la partida para inversión se verá "repercutida" como consecuencia de que hay que "quitar del gasto 1.200 millones de euros". Ha recalcado tajantemente que no va a haber subida de impuestos en los presupuestos andaluces de 2014.

Asimismo, María Jesús Montero ha indicado que la premisa sobre la que se está elaborando el presupuesto andaluz es que haya "la menor pérdida de empleo público posible y que no se disminuyan las retribuciones salariales". "Que no haya disminuciones salariales añadidas sobre lo que los funcionarios venían cobrando en 2013", según ha apuntado la consejera de Hacienda y Administración Pública, quien ha señalado que el capítulo de personal de la Junta supone en torno al 58 por ciento del total del presupuesto de la comunidad.

La consejera ha apuntado que en estos momentos no puede afirmar ni negar nada en relación con una hipotética reposición o no de la paga extra de los trabajadores públicos.

Durante su intervención, ha explicado que el menor gasto que se tiene que producir en el presupuesto andaluz no solo procede de las transferencias del Estado, sino del objetivo del déficit, apuntando que lo que el Estado aporte de menos hay que complementarlo con el objetivo de déficit que hay para el próximo año, del 1 por ciento para las comunidades.

"Pasar del 1,58 por ciento del objetivo de déficit en este ejercicio al uno por ciento en 2014 significa que hay que hacer menor gasto por importe de 800 millones de euros, aproximadamente", ha indicado Montero, quien ha incidido en que el Gobierno central obliga a las comunidades a que tengan un objetivo de déficit mucho más estricto que el que la administración general del Estado se reserva.

La consejera ha explicado que los presupuestos andaluces se están elaborando teniendo en cuenta la exigencia del 1 por ciento de déficit y conociendo en cuánto van a consistir los anticipos a cuenta y las liquidaciones que le pertenecen a la comunidad autónoma y, a partir de ahí, entran en juego los tributos y capacidad recaudatoria de la comunidad, la persecución del fraude fiscal, la venta de activos y los fondos estructurales de la Unión Europea.

"Estamos trabajando para que los 1.200 millones de euros de desmontaje de gasto que suponen los PGE de 2014 tenga el menor impacto posible y pueda reducir la brecha", según ha señalado la consejera.

Tensiones normales

Preguntada sobre posible tensiones con los socios de gobierno de IULV-CA durante la elaboración del presupuesto, la consejera ha querido dejar claro que siempre que se hace un presupuesto las "tensiones" en el interior del Gobierno se agudizan, no solo entre distintas fuerzas políticas, sino entre los diferentes departamentos.

"Siendo fondos muy limitados, todo el mundo intenta tener suficiente impacto económico en su presupuesto para desarrollar sus políticas, sobre todo, cuando estamos hablando de consejerías ambiciosas con capacidad para generar muchos programas", según ha indicado Montero, quien lo ha enmarcado en la "normalidad".

De otro lado, ha señalado que las estimaciones macroeconómicas y del comportamiento del PIB para el presupuesto andaluz de 2014 están "en la línea" de lo crece el PIB español, el 0,7 por ciento, según lo recogido en los PGE. Ha señalado que este año, a diferencia de ejercicios anteriores, la Junta, que siempre ha sido "más realista", coincide con la previsión que ha hecho el Ejecutivo nacional.

En cuanto al nivel de endeudamiento que se le plantea a la comunidad y que lo marca el Gobierno central, ha expuesto que la Junta entiende que va a ser "similar" al que está establecido en este momento, del 16,5 por ciento.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.