Agentes de la Policía Nacional han desarticulado la principal red de distribución de heroína que operaba en León y otras provincias limítrofes en el marco de la 'Operación Zarza', saldada con la detención de ocho personas, miembros de un mismo clan familiar, y la incautación de cuatro kilos de sustancia, dos escopetas, un rifle, dos pistolas, cerca de 20.000 euros en efectivo y cinco vehículos, entre otros efectos.

El patriarca del clan, apodado el 'Colas', ejercía un férreo control sobre el resto de miembros de la familia, cada uno de los cuales tenía una función específica para el desarrollo de esta dicha actividad ilícita, según informaron a Europa Press fuentes policiales.

Durante los más de doce meses que han durado las investigaciones, los agentes averiguaron que, además de traficar con drogas, los arrestados adquirían bienes inmuebles, vehículos y solares para "blanquear" el dinero obtenido.

Por ello, en colaboración con la Unidad Operativa de Vigilancia Aduanera, se realizó una investigación patrimonial para el bloqueo de cuentas y decomiso de todos sus bienes y de su familia, consistente en cuatro pisos, dos solares y cinco vehículos -entre otros bienes que se están comprobando-, todo ello valorado en 1.000.000 de euros.

Se pudo constatar además las extremadas medidas de seguridad que adoptaban sus integrantes, estando todo bajo la supervisión y férreo control del principal investigado de la red.

Una vez identificados los miembros del entramado dedicado al narcotráfico, los policías pudieron comprobar que gozaban de un elevado nivel de vida, a pesar de no ejercer ningún tipo de actividad laboral. Esto era así gracias a los importantes beneficios económicos que obtenían con el tráfico de sustancias estupefacientes, como quedó patente en los registros realizados en los cuales se les intervino una importante cantidad de dinero en efectivo.

En un zulo

Una vez que los investigadores contaron con pruebas suficientes de esta actividad ilícita se procedió el pasado día 28 de septiembre a la explotación de la fase operativa -que contó con la participación de más de 50 agentes- en la que fueron detenidos los ocho integrantes del clan familiar.

Además, se practicaron cuatro registros domiciliarios de forma simultánea en la localidad de Villaobispo de las Regueras y en León, y se localizó un zulo en un paraje rural ubicado en una localidad próxima a la capital en el que los investigados ocultaban cuatro kilogramos de heroína de gran pureza.

En los registros realizados, en los que participó la unidad de Guías Caninos de la Policía, se decomisaron dos escopetas, un rifle, dos pistolas, unos 20.000 euros en efectivo, diverso material electrónico y de telefonía móvil, joyas y otros efectos, así como cinco vehículos y varias dosis de heroína.

Los detenidos, todos ellos españoles responden, a las iniciales de N.B.R, de 52 años y máximo responsable; M.C.H.R, de 49; A.B.H, de 34; R.M.I, 43; A.B.H, de 27; S.J.B, de 31 años; L.B.H, de 29, y D.B.M, de 28 años.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Comisaría Provincial de León, que han contado con la colaboración de la Agencia Tributaria.

Esta actuación contra el narcotráfico representa la mayor aprehensión de heroína en León y una de las más importantes llevadas a cabo en la última década en todo el noroeste de España e incluso a nivel nacional, quedando completamente desarticulada la mayor red de distribución de dicha sustancia en la provincia.

El desarrollo de las investigaciones ha sido dirigido por el Juzgado de Instrucción número 3 de León.

Consulta aquí más noticias de León.