La organización agraria Asaja-Sevilla ha mostrado este martes su confianza en que el plan de robos puesto en marcha en la provincia sevillana ayude a poner orden en el campo, donde se han denunciado 1.306 robos que convierten a Sevilla en la segunda provincia de España más azotada por esta situación y advierte de que estas cifras oficiales podrían multiplicarse teniendo en cuenta que sólo uno de cada diez afectados llega a interponer la denuncia.

En un comunicado, Asaja-Sevilla ha señalado que la "alarmante" escalada de robos ha llegado a hacerse "insostenible", ya que "hoy todo lo que duerme en el campo corre peligro" y porque "ya no se roban sólo cultivos sino todo lo que los ladrones encuentren a su paso, aperos, cableado, material eléctrico, tubos o motores".

Así, Asaja-Sevilla vuelve a reiterar la importancia de colaborar ante el más mínimo indicio de personas o vehículos sospechosos, comunicando con inmediatez el hecho al 062, con independencia de la formulación, en días posteriores de la pertinente denuncia.

Por eso Asaja-Sevilla ha apuntado que estará "muy pendiente" de cómo marche el plan contra los robos en el campo puesto en marcha por el Gobierno y que a partir de este martes desplegará en la provincia Sevilla los denominados equipos ROCA, equipos de investigación de robos en el campo que intensificarán la investigación en cada comarca.

Se trata de equipos compuestos por cinco guardias civiles con conocimientos de cada comarca agraria que se centrarán de forma continua en cada demarcación en la lucha contra los asaltos en el campo y con la investigación como uno de sus cometidos principales.

En la provincia de Sevilla operarán desde este martes un total de cinco grupos, que durante los primeros meses tendrán su base operativa en las siguientes zonas: Utrera-Lebrija, Sanlúcar La Mayor-Pilas-Villamanrique de la Condesa, Lora del Río, Osuna-Estepa y Los Alcores-Carmona-Fuentes de Andalucía. Estos equipos estarán apoyados por otros efectivos de la Guardia Civil (incluido el Seprona).

Este nuevo plan contra los robos en el campo pretende rescatar y reforzar el plan que se inició tímidamente en el año 2011, recoge el concepto de pre-denuncia electrónica que desde Asaja-Sevilla se venía pidiendo y que "aún no está operativo pese a los anuncios oficiales", y persigue, además, entre otras medidas, establecer mapas de cultivos y sistemas de geolocalización de las fincas, montar dispositivos de control en los mercadillos de los pueblos e intensificar el control en las chatarrerías y puestos de compra.

De hecho, se está solicitando colaboración a todos los alcaldes de la provincia (y consecuentemente a la Policía Local) y también a la Junta de Andalucía, competente en materia de transportes, registros sanitarios de los puestos de compra, etc.

Asaja-Sevilla valora la puesta en marcha de este plan, que ha venido a sumarse a otra de las "viejas" demandas de Asaja, el endurecimiento del Código Penal, tras aprobarse el pasado 20 de septiembre en Consejo de Ministros el proyecto de Ley Orgánica que modifica dicho Código, incluyendo preceptos destinados a combatir la grave lacra de hurtos y robos que se cometen en el medio rural. Es la primera vez que se recogen referencias expresas al sector agrario en esta norma de carácter penal.

Así también valoran las reuniones de coordinación e información que se están manteniendo por las distintas comarcas agrarias con Asaja, las cooperativas y los distintos entes públicos y privados con presencia en el mundo rural.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.