La portavoz del PPdeG, Paula Prado, ha proclamado que el encuentro de expresidentes que se celebrará este miércoles en Monte Pío no tendrá "más siglas que las de este país" y ha manifestado su deseo de que sea "una reunión productiva y no un capítulo aislado", sino que se produzca "con vocación de permanencia". Asimismo, ha defendido que el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no enviase "un guión a su medida" y plantease "una reunión más abierta".

En rueda de prensa en la sede autonómica del PP, Prado ha destacado que esta reunión supone una "muestra de madurez democrática" y ha celebrado que Feijóo vaya a sentarse con los expresidentes Gerardo Fernández Albor (PP) y con los socialistas Fernando González Laxe y Emilio Pérez Touriño, aparcando "diferencias partidistas" para poner "en común" propuestas que permitan afrontar "desafíos" pendientes en Galicia.

"Entendemos que despierte expectación", ha reflexionado Prado, para añadir que, en cualquier caso, el PPdeG aspira a convertir en "ordinaria" la celebración de este tipo de encuentros. "Ojalá esta conferencia de presidentes tenga vocación de permanencia y sea útil para el país", ha proclamado.

Prado ha recordado en su intervención que, en su día, el expresidente socialista Felipe González equiparó a quienes ostentan esta condición con "jarrones chinos" y ha abogado por desterrar esta idea y "aprovechar", en el caso gallego, la "experiencia" reunida por Fernández Albor, González Laxe y Pérez Touriño.

"echaremos de menos a fraga"

"Echaremos de menos el consejo de Manuel Fraga", ha reconocido Prado, en referencia al fallecido dirigente popular, antes de reafirmarse en que "es el momento" de que los expresidentes "asuman un protagonismo mayor" que el que les tiene reservado el Consello Consultivo de Galicia.

Y es que la portavoz popular ha subrayado que todos ellos "con aciertos y errores" dieron "lo mejor de sí" desde la Xunta, por lo que se ha mostrado convencida de que "lo mejor" es que ahora "lo sigan haciendo" desde fuera del Ejecutivo autonómico, pero "en beneficio del pueblo gallego".

"Será un encuentro sin más siglas que las de este país y esperamos que la reunión sea productiva y no un capítulo aislado, sino el primero de una serie de encuentros de presidentes que trasciendan legislaturas, gobiernos y presidentes", ha manifestado, convencida de que el país no está "para tener ideas guardadas en un cajón".

"encuentros sosegados"

De hecho, la portavoz popular ha valorado la necesidad de escuchar las propuestas que puedan realizar los expresidentes en ámbitos "concretos" para superar la crisis económica y "encarar la primera etapa de recuperación". "Nuestra obligación es escucharlos y aprovechar lo mejor de su testamento político", ha argumentado.

No en vano, ha puesto en valor que, mediante esta reunión, se incida también en el mensaje "de la unidad, diálogo y cooperación" frente a las dificultades de la coyuntura actual, con el deseo de que "el talante constructivo y apartidista" que "presidirá" el encuentro "llegue también al Parlamento".

"El camino de la recuperación está en encuentros sosegados como el de este miércoles y no en puñetazos o gritos como a los que hemos asistido en los últimos meses", ha manifestado, en alusión al episodio protagonizado por el portavoz de AGE, Xosé Manuel Beiras, con Feijóo en una sesión de control en el Pazo do Hórreo.

Sin guión "enconsertado"

Sobre los pronunciamientos de los expresidentes socialistas, que incidieron en la pasada jornada en que el encuentro no tenía orden del día, Prado ha alegado que Feijóo podría haber delimitado los temas y enviado a los expresidentes "un guión a su medida", pero que ha optado por no hacerlo.

"No se pretende hacer un guión encorsetado y a la medida de Feijóo", ha destacado, para añadir que el actual titular de la Xunta prefiere una reunión "más abierta" en la que las aportaciones las realicen los cuatro intervinientes.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.