El sindicato ATI (Agrupación de Trabajadores Independientes) ha interpuesto recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) contra el acuerdo firmado por la Consejería de Sanidad y los sindicatos UGT, CSIF y SATSE sobre las condiciones del personal dependiente del Servicio Cántabro de Salud afectado por el contrato de colaboración público privada de Valdecilla.

Recurso que, según informa ATI en un comunicado de prensa, ha sido admitido a trámite el día 24 de septiembre y que afecta a 266 trabajadores propios de Valdecilla, pertenecientes a los servicios de cocina, mantenimiento, informática, archivos y almacenes, trabajadores que "nunca han sido objeto de privatización" y que, aún siendo trabajadores públicos, "van a ser dirigidos por una empresa privada", añade.

ATI explica que no firmó el acuerdo por estar en discordancia con varios puntos y en definitiva, con la citada "privatización", y ha presentado el recurso por haber sido excluido de la comisión de seguimiento del acuerdo, lo que le impide -añade- velar por los intereses de esos 266 trabajadores.

La petición de ATI ante el TSJC es, que aún no siendo firmante del citado acuerdo, y en aras a la protección de los derechos fundamentales, se le permita estar en la Comisión de Seguimiento del mismo, por ser ese el seno negociador de las condiciones de trabajo de los 266 trabajadores afectados por el contrato de colaboración público privada, además de por su condición de sindicato representativo en la Mesa Sectorial de Sanidad.

En su demanda, argumenta que las condiciones de trabajo de este personal van a verse modificadas con recolocaciones en otros servicios, modificaciones de la jornada laboral, supresión de categorías, sustituciones y amortizaciones de plazas. ATI añade que, incluso, "pudiera darse el caso de que podría afectar a las retribuciones, máxime cuando se está hablando de una privatización blindada a 20 años".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.