sabadell menor homicidio
El piso del detenido en Sabadell (Foto: EFE) EFE

La policía detuvo el lunes a un joven de 27 años como presunto autor del homicidio de un adolescente de 14, cuyo cadáver tenía escondido dentro de un armario de su habitación, según han informado  fuentes policiales.

El presunto homicida, Marc R.J., acudió por la mañana a la policía para explicar que dentro del armario de su habitación se encontraba el cadáver del menor acompañó a los agentes hasta el piso donde vive, en una calle de Sabadell.

A falta de practicarle la autopsia, la muerte del menor, que es de origen marroquí y se encontraba desaparecido desde el pasado viernes, se ha producido por estrangulamiento y fractura de cuello, según las mismas fuentes.

El padre de la víctima denunció el pasado sábado su desaparición en la comisaría de la Policía Local de Sabadell, donde explicó que su hijo había salido de casa el día anterior y no había regresado todavía.

En su declaración ante la Policía Local, el padre del fallecido relató que se había puesto en contacto con el detenido, que era amigo de su hijo, y que éste reconoció que había estado con el menor el día de su desaparición pero que desde entonces no había sabido nada más de él.

El amigo del menor, que fue identificado y la policía le tomó declaración en relación con los hechos, explicó a los agentes que había estado con el niño el pasado viernes pero que, a última hora del día, éste le dejó alegando que había quedado con un compañero suyo de la escuela.

El detenido residía desde hacía dos años con su madre, que está separada, y sus dos hermanos, según ha explicado una vecina que vive en el piso de al lado.

"Era un chico muy majo y muy amable. Toda la familia son muy educados", ha dicho esta mujer, tras confesar que jamás se podía haber imaginado que su vecino pudiera estar implicado en el homicidio de un menor.

La vecina ha asegurado que nunca ha visto a ningún niño de origen marroquí entrar en el domicilio del detenido y que en los últimos días no ha oído en la vivienda ningún ruido que le hiciera sospechar que al lado de su casa se estaba cometiendo un crimen.