El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha abogado porque el nuevo copago en fármacos de dispensación hospitalaria ambulatoria se ponga en marcha "en todas las comunidades" de forma "coordinada y en cooperación, de manera homogénea".

Por ello, ha señalado que "vamos a esperar para tomar la decisión oportuna". El presidente ya detalló el pasado jueves que la medida no entraría hoy en vigor en la comunidad, "dado que se está adaptando el sistema de funcionamiento para poder implantarla".

A preguntas de los medios de comunicación, durante una rueda de prensa con la alcaldesa de Logroño, para hablar del futuro centro de salud Rodríguez Paterna, Sanz ha apuntado que "es una continuidad de lo que ya hacen los ciudadanos normales en las farmacias".

"Pero hay quien, por tener que tomar unos fármacos singulares, no los pueden comprar en las farmacias, sino que tienen que acudir a comprarlos al hospital", ha apuntado, antes de recordar que ser trata de 993 las personas afectadas por esta medida.

De este modo, ha recordado que "la recaudación estimada de la aportación por los medicamentos que necesitan ascendería a 57.000 euros, cuando el coste total de este tipo de fármacos se eleva a 9.500.000 euros para el Gobierno".

Con estas cifras, el mandatario riojano ha afirmado que "en términos económicos, podríamos decir que no los vamos a aplicar, pero sería injusto para con el resto de ciudadanos normales". "Lo que hace falta -ha dicho- es un sistema igual y con las mismas condiciones en todas partes, para no gravar a nadie".

Ha considerado necesario, por ello, que "esto hay que ponerlo en marcha en todas las comunidades, con un planteamiento de cooperación y coordinación de todos, con una aplicación homogénea", por lo que ha insistido en que "vamos a esperar para tomar la decisión oportuna".

Si, finalmente, hay alguna comunidad que decide no aplicar la medida, Sanz ha asegurado que "haremos una nueva reflexión interna para ver qué hacemos".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.