Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, durante la presentación en el Congreso de los Presupuestos Generales del Estado de 2014. J. J. Guillén / EFE

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha reconocido este martes que se han perdido 300.000 empleos en el sector público, pero inmediatamente ha añadido que "había que hacerlo" para reducir el gasto de las Administraciones.

Montoro, en declaraciones a Onda Cero, ha recordado que el conjunto de las Administraciones, "empezando por la Casa del Rey y terminando por el último Ayuntamiento", recortaron su gasto en 24.000 millones de euros durante el año 2012, lo que ha permitido reducir el déficit público.

El ministro ha insistido en que España tiene que seguir recortando el déficit, cuya consecuencia, ha dicho, es la elevada deuda, que rozará el 100% del PIB en 2014. "Hay que reducir el déficit para parar el crecimiento de la deuda", ha dicho. El titular de Hacienda ha recordado no obstante que los intereses de la deuda equivaldrán al 3,5% del PIB el año que viene.

"Hoy tenemos unos tipos de interés accesibles, esa es una de las causas por la que pronto llegará la recuperación, porque tenemos los mercados financieros abiertos", ha indicado. Ha subrayado sin embargo que "no se puede abusar" a la hora de pedir dinero a los mercados, porque todo eso incrementa el déficit público.

El ministro insiste en que España tiene que seguir recortando el déficit "No se puede gastar más. No hay dinero y hay que elegir", ha resaltado Montoro, quien ha recordado que más de la mitad de los Presupuestos de 2014, en concreto el 53%, lo consume el gasto social (pensiones, desempleo, vivienda...). Por eso, ha insistido en que "no queda" para invertir en infraestructuras, un capítulo que "ahora no toca" y en el que ya se ha hecho mucho en el pasado. "Para todo no hay, un presupuesto es una elección", ha reiterado.

Montoro, que ha vuelto a comentar que las cuentas del próximo año son "enormemente" austeras, ha reconocido que un presupuesto "puede fallar" en sus previsiones, pero ha recordado que son un instrumento para que haya actividad económica y "que no se puede hacer la cuenta al revés".

Ha explicado que la previsión de ingresos (+2,4%) se ha efectuado sobre la liquidación de 2013 y está en línea con lo que se espera que crezca el PIB en términos nominales, un 2,1%. "No esperamos grandes ingresos", ha subrayado y ha confiado en que las "irremediables" subidas de impuestos que tuvo que aplicar el Gobierno "rindan más" en un escenario económico positivo.

Preguntado por si hay margen para subir las pensiones más del 0,25% presupuestado en 2014, el ministro ha reiterado que ese "mínimo" puede cambiar a partir de la negociación política en las Cortes.