La Audiencia Provincial de Almería acoge este martes el arranque de la vista oral contra los integrantes de una banda acusada de organizar, en enero de 2011, el traslado y desembarco de un alijo de una tonelada y media de hachís la costa marroquí hasta la playa de Guainos Bajo, en Adra (Almería). El juicio continuará en dos sesiones más que se han señalado para los días 21 y 28 de este mes.

Los ocho procesados, que se sentarán en el banquillo ante el tribunal de la Sección Tercera, se enfrentan a penas que suman 43 años y nueve meses de prisión. El escrito de acusación fiscal les imputa presuntos delitos contra la salud pública por los que interesa penas individuales de cinco años y nueve meses de cárcel además del pago de dos multas de 6,2 millones cada una.

Según sostiene el Ministerio Público, A.L.; M.F.L.O.; F.O.M.; R.A.; I.S.M.; R.F.M.; S.D. y A.R. concertaron, de común acuerdo y con en ánimo de obtener beneficios ilícitos, llevar a cabo una operación para traer a España desde Marruecos un alijo de hachís para destinarlo a la venta a terceras personas en el mercado ilícito.

Así, a través de varias conversaciones, planearon cuáles iban a ser los medios materiales y personales necesarios para el desembarco, transporte y custodia de la sustancia, y fijaron los detalles de la operación, además de distribuir entre ellos los diferentes roles para, de este modo, garantizar el éxito de la operación.

Relata que, en diciembre de 2010, A.R.y S.D. aprovecharon sus contactos con ciudadanos marroquíes no identificados en la causa para que les preparasen el alijo mientras que I.S.M. se encargo de conseguir una embarcación para recoger en alta mar los bultos con la droga. La lancha fue proporcionada por R.A., por lo que el fiscal le incluye en la organización al dar cobertura material necesaria.

La operación, que fue abortada por la Guardia Civil, se desarrolló el 4 de enero de 2011. El plan consistía en desembarcar en la playa de Guainos Bajos, en el término municipal de Adra. De allí partió la embarcación de fibra de vidrio y motor de 25 cv patroneada por el acusado I.S.M. hacía un punto indeterminado del Mar de Alborán, donde se encontró con otra lancha botada desde Marruecos.

En la travesía de retorno a la costa española, según recoge el escrito, la nave fue detectada por el Servicio Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) por lo que se activó por parte de la Guardia Civil un dispositivo de seguimiento y vigilancia hasta que arribó a la playa pasadas las 22,40 horas.

Mientras, en los alrededores del lugar donde estaba previsto el desembarco, un vehículo conducido por M.F.L.O. y en el que viajaban los procesados F.O.M. y A.L. realizaba labores de vigilancia empleando un dispositivo electrónico inhibidor de radiofrecuencia al tiempo que una furgoneta propiedad del hermano del tercero esperaba para el transvase y posterior transporte de la sustancia.

La embarcación tocó tierra a las 22,15 horas y, en ese momento, después de que salieran de la furgoneta los encargados de alijar la droga, se produjo la intervención de los agentes de la Guardia Civil.

En total, se decomisaron, ocultos bajo una lona blanca, 50 fardos de arpillera de hachís que contenían un total de 1.466 kilos de cannabis sativa con un porcentaje de THC que oscilan entre el 6,22 y el 11,03 por ciento. La droga hubiese alcanzando, según el escrito de acusación fiscal, un valor de 2,09 millones de euros en el mercado negro.

Consulta aquí más noticias de Almería.