La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada acoge este martes el juicio contra cuatro agentes de la Policía Local de Granada acusados de agredir a un ciudadano senegalés que vendía productos pirateados en la calle, que se enfrenta a su vez a una pena de nueve meses de prisión y la misma multa por resistirse a los policías y causar lesiones a dos de ellos.

La Fiscalía pide para los policías multas de 360 euros por la posible comisión de una falta de lesiones, mientras que el senegalés está imputado de dos faltas de lesiones y un delito de resistencia a la autoridad, por los que, además de la pena de cárcel, podría ser condenado a una multa de 360 euros.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a la tarde del 25 de mayo, cuando uno de los acusados, Cheikh A.S., de nacionalidad senegalesa, se encontraba en la zona de Puente Romano de Granada vendiendo productos falsificados, cuando fue sorprendido por cuatro agentes de la Policía Local, que en el ejercicio de sus funciones detuvieron su vehículo patrulla con el fin de identificar a los vendedores, presuntos autores de un delito contra la propiedad intelectual.

Cuando dos de los policías se acercaron a él para identificarlo, Cheikh A.S., "lejos de cumplir las órdenes", salió corriendo empujándolos con violencia, y causándoles, a uno contusiones y a otro arañazos.

Mientras ellos estaba en el suelo, los otros dos agentes le interceptaron, ya ayudados por los dos anteriores. En ese momento, los cuatro, "sin ser necesario a los fines pretendidos", le golpearon en la zona del abdomen y la cara, causándole heridas en el labio y la mandíbula.

La Fiscalía interesa que se acredite la situación administrativa de Cheikh A.S. porque, si es ilegal, la pena de cárcel podría ser sustituida por la expulsión del territorio nacional por un periodo de diez años.

Consulta aquí más noticias de Granada.