Registro de la sede de Herrari
Agentes de la Ertzaintza cargan mientras la Guardia Civil registra la sede de Herrira en Hernani, durante la operación contra este el grupo de apoyo a los presos de ETA y sucesora de Gestoras Pro Amnistía, que ha tenido lugar hoy en varias localidades del País Vasco. EFE

La Guardia Civil ha concluido, después de más de 12 horas, el registro de la sede de Herrira en Hernani, en la provincia de Gipuzkoa, en cuyo interior ha detenido a diez dirigentes de este colectivo de apoyo a los presos de ETA. En el momento en el que la Guardia Civil ha iniciado su repliegue, la Ertzaintza ha cargado con material antidisturbios contra decenas de personas que se agolpaban en las calles del entorno de la Plaza Nueva de Hernani, mientras que algunos radicales les lanzaban diversos objetos, como botellas de cristal.

El Ministerio del Interior ha justificado esta operación en que Herrira es un "tentáculo de ETA" El Departamento vasco de Seguridad no tiene constancia de que se hayan registrado detenidos ni heridos durante los incidentes, aunque testigos presenciales han visto llegar a una ambulancia que ha trasladado a una joven.

Desde las 10 de la mañana del lunes, agentes del Instituto Armado han mantenido un amplio dispositivo policial para intervenir la sede central de Herrira en Hernani, apoyados por miembros de unidades antidisturbios de la Ertzaintza, que se han encargado de mantener el orden público en el entorno de la Plaza Nueva de la localidad guipuzcoana.

La Guardia Civil se ha llevado de la sede de Herrira diverso material en cajas de cartón, y a partir de las 22.30 horas ha comenzado el traslado de los detenidos, que han pasado todo el día en el local.

En los accesos de la plaza se han agrupado durante toda la jornada simpatizantes de la izquierda abertzale que han coreado gritos en favor de los detenidos, y han aplaudido y animado a los arrestados cuando han salido de la sede de Herrira custodiados por la Guardia Civil.

Una vez concluido el registro, la Guardia Civil ha clausurado la sede de Herrira, que ha tapiado atornillando en la entrada tablas de madera. Sobre la madera, la Guardia Civil ha pegado el auto del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco por el que se ordena el precinto del local y el cese de la actividad de Herrira por un plazo de dos años.

No ha sido el único momento de tensión, ya que sobre las 20:15 horas la Ertzaintza efectuó una carga con porras después de que los manifestantes les lanzaran botellas en el momento en el que los agentes trataban de identificar a uno de ellos que les había insultado reiteradamente, ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

La operación de la Guardia Civil se ha saldado con 18 detenidos -Hernani (10), otros puntos de Gipuzkoa (5), Bizkaia (1), Navarra (1) y Álava (1)-, el registro de varias sedes y la incautación numerosa documentación. Los detenidos han sido acusados de integración en banda armada, enaltecimiento y financiación del terrorismo. El Ministerio del Interior ha justificado esta operación en que Herrira es un "tentáculo de ETA".