Obama ante el cierre del Gobierno
Barack Obama encabeza una reunión donde se discute el cierre parcial del Gobierno en Washington, DC. Chris Kleponis / EFE

El presidente Barack Obama ha comparecido ante la prensa horas antes de que se haga efectivo el cierre parcial del Gobierno motivado por la falta de acuerdo entre demócratas y republicanos en Estados Unidos en torno a los presupuestos.  "Los edificios oficiales van a cerrar... la NASA cerrará casi por completo", ha explicado el presidente.

"Si el Congreso no cumple con su responsabilidad de aprobar el presupuesto este lunes, la mayor parte del Gobierno de Estados Unidos se verá forzado al cierre", ha explicado Obama en una comparecencia en la Casa Blanca en la que no ha aceptado preguntas.

El desacuerdo entre los dos grandes partidos estadounidenses está motivado por la reforma sanitaria, el llamado ObamaCare, el plan estrella de la Administración demócrata. Los republicanos han aprobado los presupuestos en tres ocasiones, y las tres veces han introducido en el proyecto una cláusula que recorta o retrasa la aplicación de ese plan de seguro médico. La última vez que han repetido esta jugada ha sido tan solo a unas pocas horas de que venciera el plazo para el cierre de Gobierno.

El tira y afloja ha causado que se llegue al final del año fiscal, este lunes 30 de septiembre, sin presupuesto aprobado, por lo que a partir de este martes el Gobierno tendrá que cerrar los servicios no esenciales ante la falta oficial de dinero.

El ObamaCare sigue adelante

Obama ha dicho que el Congreso está a tiempo de frenar un cierre parcial pero no podrá evitar que este martes entre en vigor una parte clave de la reforma de salud, pese a los intentos republicanos de descarrilarlo. "La parte importante de la Ley de Asistencia Sanitaria Asequible entra en vigor mañana, no importa lo que haga el Congreso", sentenció Obama en una comparecencia ante la prensa en la Casa Blanca.

Pese a todo, a partir de este martes "cientos de millones de estadounidenses" podrán comenzar a elegir sus planes de seguro médicos en la web que el Gobierno activará al efecto.

La Ley Sanitaria Asequible entra en vigor, no importa lo que haga el Congreso

Obama recordó que la reforma sanitaria fue "aprobada por ambas cámaras del Congreso", sancionada como constitucional por el Tribunal Supremo, y que "los votantes escogieron no derogar (en las elecciones) del pasado noviembre".

Este martes entran en vigor los llamados "mercados de seguros médicos", que abren la posibilidad a todos los estadounidenses de inscribirse en más de medio centenar de planes privados, antes de que se haga efectiva, en enero, otra cláusula de la reforma que establece la obligatoriedad del seguro médico.

"Los estadounidenses, que en algunos casos han vivido durante años con el miedo de que una enfermedad podría llevarles a la bancarrota, los estadounidenses que no tienen fondos para entrar en el mercado porque han estado enfermos una vez, podrán conseguir por fin cobertura, de calidad, muchos por primera vez en sus vidas", dijo Obama.

"Aún así, los republicanos han dicho que si dejamos a estos estadounidenses sin seguros asequibles un año más (...), podremos financiar el Gobierno un par de meses más. ¿Alguien cree verdaderamente que no volveremos a tener esta pelea en un par de meses más, incluso en Navidad?", preguntó. 

Mantener el Gobierno abierto"

Obama ha instado otra vez a los republicanos de la Cámara baja que lleguen a un acuerdo y eviten una suspensión de pagos que afectará a miles a partir de este martes. "El Gobierno federal es el mayor empleador del país. Tiene más de dos millones de trabajadores civiles".

El cierre parcial se evitaría, ha dicho, si "la Cámara de representantes hiciera lo que debe hacer", es decir, aprobar el presupuesto sin condiciones. "Este cierre va a tener consecuencias reales para gente real".

"El Congreso debe mantener al Gobierno abierto... debe permitir pagar nuestras facturas a tiempo y nunca jamás volver a poner en peligro la fe y el crédito del país", ha dicho.

Conversación telefónica con el Congreso

La mayoría republicana en el Congreso insiste en que Obama debe renunciar a su reforma sanitaria para salir del bloqueo Tras su discurso, Obama, ha hablado por teléfono con los líderes del Congreso, en un último intento de convencerles para que lleguen a un acuerdo antes de la medianoche. Obama ha llamado al líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, John Boehner, "para instarle a aprobar la legislación que permitirá financiar al Gobierno durante las próximas seis semanas sin incluir cláusulas ideológicas extrañas".

"Ha dejado claro al líder republicano que la Cámara de Representantes debe actuar, como ya lo ha hecho el Senado, para mantener abierto el Gobierno, para evitar su cierre", ha informado la Casa Blanca a través de un comunicado. Por su parte, Boehner ha reiterado que "el 'Obamacare' está costando puestos de trabajo y que las familias estadounidenses no están siendo tratadas con justicia cuando las grandes empresas obtienen exenciones fiscales".

Fuentes de la Casa Blanca han revelado a la cadena estadounidense CNN que Obama también ha hablado por teléfono con la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para transmitirle el mismo mensaje. También ha contactado con los líderes de la mayoría demócrata y de la minoría republicana en el Senado, Harry Reid y Mitch McConnell, respectivamente.

Si el acuerdo bipartidista no llega a tiempo, sería la 18º cierre de la administración pública desde 1976. El último precedente se remonta a la Presidencia de Bill Clinton. Entonces, el bloqueo presupuestario se prolongó entre el 5 de diciembre de 1995 y el 6 de enero de 1996.