La 'troika' considera "cómoda" la solvencia de la banca española, aunque insiste en las reformas

  • Afirman que la economía española muestra los primeros signos de estabilización.
  • No obstante, piden mantener la senda reformista y la reducción del déficit.
  • Es el análisis preliminar de la cuarta misión de revisión del rescate de la banca.
Monedas de uno y dos euros.
Monedas de uno y dos euros.
ACN

La Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) dijeron este lunes que la posición de solvencia de los bancos españoles es "cómoda" tras la recapitalización y en un entorno económico que muestra los primeros signos de estabilización, al tiempo que pidieron a España mantener la senda reformista y la reducción del déficit acordada.

Las dos instituciones dieron a conocer su análisis preliminar de la cuarta misión de revisión del rescate a la banca española, que tuvo lugar entre el 16 y 30 de septiembre, y subrayaron que el programa, que expira en diciembre, "permanece encarrilado", aunque advirtieron a España de algunos puntos débiles que debe solucionar.

Por su parte, el FMI indicó que casi todas las medidas detalladas en el programa de rescate a la banca española "ya han sido aplicadas", y destacó que "esencialmente se hayan completado las de aumento de capital y el desarrollo de la organización del SAREB".

Los cambios que piden

En este sentido, la Comisión y el BCE recalcan que el entorno económico más amplio sigue pesando sobre el sector bancario y los préstamos a la economía real todavía siguen contraídos de manera sustancial, en particular en un clima de demanda débil y una fragmentación de los mercados bancarios europeos persistentes.

"Mientras existen señales tempranas de una estabilización económica general, tanto el sector público como el privado tienen que reducir su deuda en adelante y el ajuste del mercado inmobiliario todavía está en curso", advierten el Ejecutivo comunitario y el BCE en su comunicado. "Ambos elementos impactan todavía las perspectivas de rentabilidad de los bancos, aún cuando la mayor parte del efecto del deterioro de los activos inmobiliarios ya ha sido tenida en cuenta mediante un provisionamiento especial", indican.

Por ello, señalan la Comisión y el BCE, los supervisores y los políticos "tienen que seguir vigilando decididamente el proceso de estabilización del sector bancario", y por ende sigue siendo "vital" un diagnóstico correcto y sostenido de la resistencia de las entidades a choques y de su solvencia.

En este marco son importantes los esfuerzos por aumentar la transparencia de los balances de los bancos, y ambas instituciones saludan por eso las recientes medidas para armonizar el tratamiento de préstamos refinanciados y reestructurados. También ven como un instrumento supervisor útil el ejercicio que llevará a cabo el Banco de España sobre el sector bancario.

Reformas pendientes

La CE y el BCE afirman que la economía española está mostrando signos de haber tocado fondo, apoyada sobre todo por las exportaciones netas. Agregan que el escenario central sigue siendo el de "una recuperación suave" de la actividad económica, lastrada por los desequilibrios externos e internos y el elevado desempleo.

Pese a que hubo "avances visibles" en la agenda de reformas de España, lo que ha contribuido a recuperar la confianza en la economía, las dos instituciones consideran "crucial" que el país mantenga el impulso reformista. En particular, debe completar rápidamente procesos legislativos y aplicar cuanto antes las diferentes medidas, como las reformas para estabilizar el sistema de pensiones, la unificación del mercado interno y la liberalización de servicios profesionales.

También se refieren la CE y el BCE a la reforma de las administraciones públicas y locales para hacerlas más eficientes y a la remodelación de los mercados de productos y servicios a fin de hacerlos más dinámicos. Todo ello contribuirá a mejorar la competitividad de España y apoyará el proceso de ajuste, al tiempo que apuntalará la consolidación fiscal, señalan las dos instituciones.

Valoración del FMI

En su cuarta revisión del programa de supervisión bancaria, el Fondo destacó las diversas estrategias y el "ritmo acelerado" de liquidación de activos por parte la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB). "Las acciones durante el programa desde su inicio han impulsado el capital del sistema financiero, así como su liquidez y eficiencia", subraya el informe.

Estas medidas, apunta el Fondo, se han sumado a las puestas en práctica a nivel europeo para ayudar a mejorar las condiciones de financiación en el mercado y que han provocado "la notable rebaja" en la prima de riesgo de la deuda española desde mediados de 2012. "Estas tendencias han continuado desde la última misión. Los recientes acontecimientos macroeconómicos han sido positivos, con una estabilización económica y del desempleo", afirmó el comunicado.

Pese a ello, matizó, la economía española "todavía pasa por un difícil proceso de corrección de desequilibrios de antes de la crisis que continúan generando riesgos y vientos en contra". Por ello, recomienda avanzar en una continuada y mayor supervisión por parte del Banco de España de la situación financiera de los bancos.

Advierte de nuevo de la escasez de crédito en España como uno de los principales problemas para la recuperación, por lo que insta a los bancos a "mantener el capital suficiente y mejorar su calidad, aunque evitando a la vez que las condiciones de crédito se restrinjan aún más". En este sentido, celebra la decisión del Banco de España de recomendar a los bancos que limiten sus dividendos en efectivo a no más del 25% de sus beneficios.

Por último, señala como prioridad a corto plazo "la adopción de la reforma de las cajas de ahorros", sin retrasos y sin que se diluyan las medidas ya establecidas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento