Más de 600 personas han participado en la noche de este viernes en la primera 'Cena del Hambre' que Manos Unidas de Valencia ha organizado por primera vez en la Plaza de la Virgen de Valencia, a iniciativa del arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.

El prelado, que ha hecho cola para entrar en la zona preparada en la Plaza de la Virgen y ha pagado, como todos los demás comensales, cinco euros de donativo, ha mostrado su alegría por el gesto de convertir la Plaza en comedor, "donde se puede rezar el Padrenuestro, porque todos los hombres son hijos de Dios".

Monseñor Osoro ha recordado que "Manos Unidas tiene a Jesucristo en el centro y su razón de ser", y ha dicho estar "seguro" de que "éste va a ser el primer gesto de muchos que vamos a tener que realizar en la archidiócesis de este tipo y de otro tipo, pero hemos comenzado donde se tiene que comenzar, en la familia, en el comedor que ha preparado a los valencianos la Mare de Déu dels Desamparats".

La cena, que consiste en pan, aceite y una naranja, "es una tradición de Manos Unidas que se solidariza, con este gesto de ayuno voluntario, con los que ayunan involuntariamente todos los días", según fuentes de la organización. El donativo de cinco euros de cada entrada se destinará a financiar la construcción de una escuela de primaria en Malawi.

En la 'Cena del Hambre' participan voluntarios de las parroquias de Valencia y de arciprestazgos vecinos, y están invitadas numerosas instituciones y organizaciones como la Archicofradía de la Virgen, las Amas de Casa Tyrius y la Junta Central Fallera.

Para la organización de la cena se ha contado con la "desinteresada colaboración" de empresas como Panaria, Sant Hilari y Capricho Andaluz "que ponen el pan, el agua y el aceite, respectivamente", Frutas Serrador, que aporta las naranjas, así como la empresa de sillas y mesas Sancho, de Rafelbuñol, que cede el mobiliario gratuitamente.

Consulta aquí más noticias de Valencia.