Artur Mas
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, durante el debate de Política General en el Parlament. EFE

El Parlament ha aprobado la resolución de CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP (86 diputados, 63,7 % de la cámara) que urge llevar al Congreso la reclamación de una consulta soberanista en Cataluña y fijar antes de final de año la fecha y la pregunta del referendo, lo que ha sido rechazo por los diputados de PSC, PPC y Ciutadans (47).

La resolución establece también que, antes de acabar el período de sesiones a finales de diciembre, se hayan fijado "las vías legales, la fecha y la pregunta" para celebrar en 2014 la consulta de autodeterminación. Además, el texto advierte al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, de que el diálogo no puede "eternizarse" y debe dar frutos este año.

El PSC, que ha decidido su posición por unanimidad en una reunión del grupo previa a la votación que cierra este viernes el Debate de Política General, defiende la celebración de una consulta, a diferencia de PPC y C's, pero no está conforme con el contenido global de esta propuesta de resolución porque entiende que el consenso debía reflejarse en torno a la propuesta del expresidente del Parlament Joan Rigol.

De esta forma la propuesta de resolución sirve también como respuesta a la carta que Rajoy envió a Mas, y que los cuatro grupos consideran "insatisfactoria" porque no responde a qué piensa sobre el 'derecho a decidir', sino que se limita a ofrecer diálogo sin fecha de caducidad.

Por eso, además de fijar límite en el tiempo a ese diálogo, la propuesta de resolución marca el camino para pedir en el Congreso autorización de la consulta mediante los artículos 92 ó 150.2 de la Constitución, dos de las cinco vías legales con las que se trabaja para convocarla.

La propuesta de resolución contempla la posibilidad de que sea el propio Parlament quien lleve la consulta al Congreso o que sean los grupos de CiU, ERC e ICV-EUiA en la Cámara Baja quienes hagan el trámite, una opción que, según fuentes parlamentarias, permitiría acelerar los tiempos.

Fuentes de la CUP han explicado que, aunque siempre se han opuesto a llevar la consulta al Congreso, han accedido para obtener cuanto antes un 'no' que impida actitudes dilatorias de los partidos catalanes y que devuelva el debate plenamente al Parlament.

Papel del Parlament

La cámara ha aprobado también que, antes de acabar el período de sesiones, a finales de diciembre, se habrán fijado "las vías legales, la fecha y la pregunta" para celebrar en 2014 la consulta de autodeterminación, un compromiso que hasta ahora solo formaba parte del acuerdo CiU-ERC y que ahora hacen suyo también ICV-EUiA y la CUP.

Los ecosocialistas logran, a cambio, una de sus grandes reivindicaciones, que pasa por que el Parlament recupere el papel de actor principal en el camino hacia la consulta, ya que consideran que hasta ahora el Govern ha trabajado sin buscar suficientemente el consenso.