El sindicato UGT ha anunciado este viernes que la próxima semana presentará documentación en la Fiscalía para que investigue la existencia de posibles irregularidades en la política de personal del Ayuntamiento de Lugo.

Y es que, como ha denunciado en rueda de prensa, el delegado de personal de la junta de personal del ayuntamiento, Óscar Freire, la jefa de personal, Marta López Peña, "discrimina" a sus afiliados. Además, ha aseverado que la situación se ha visto agravada tras ser nombrada recientemente coordinadora de todas las áreas municipales.

Ahora, el objetivo de UGT es que se ponga luz sobre los silencios administrativos a solicitudes de los trabajadores, que, como ha dicho Freire, terminan en los juzgados y ya han provocado gastos de casi un millón de euros en indemnizaciones y costas judiciales al ayuntamiento.

Es por ello que también ha requerido que se identifique a la persona responsable de los mencionados silencios administrativos.

OROZCO,

"ajeno a la realidad"

Asimismo, el delegado del área de servicios públicos de UGT en Lugo, Eliseo Rivas, ha advertido de que se está beneficiando a los afiliados a un sindicato, con silencios administrativos a sus solicitudes, mientras que los que pertenecen la organización de la que él forma parte reciben respuestas negativas a peticiones del mismo tipo.

Como ejemplo de ese "agravio", ha puesto el caso de policías locales que reclaman pluses de nocturnidad.

En la misma línea, ha sostenido que las reclamaciones laborales en el Ayuntamiento de Lugo se colocan en tres montones: "uno para afiliados de un determinado sindicato, a los que se concede todo, un montón del 'no', en el que estamos UGT y CIG, y otro montón de unas veces 'sí' y otras 'no".

Ante ello, ha lamentado la falta de comunicación con el alcalde, Xosé López Orozco. "Nosotros tenemos voluntad de diálogo pero él está ajeno a la realidad", ha sentenciado Rivas.

Consulta aquí más noticias de Lugo.