Peer Steinbrück
El candidato socialista, Peer Steinbrück, con un gesto de circunstancias tras conocerse los datos electorales. EFE

El líder del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) y candidato en las elecciones del pasado domingo, Peer Steinbrück, dimitió de todos sus cargos.

La gran coalición entre los dos principales partidos es la opción preferida de los votantes

Steinbrück anunció su decisión en la convención extraordinaria de su partido, que reúne desde a 200 delegados del SPD en Berlín para decir el futuro de la formación tras los recientes resultados electorales, informaron medios alemanes.

Dos de cada tres militantes del SPD se oponen a formar una 'gran coalición' con la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel, según un sondeo publicado este viernes. Entre los ciudadanos existe un fuerte apoyo a esta coalición, pero no así entre los militantes del partido que recuerdan cómo en la anterior etapa de 2005 a 2009 les hizo perder millones de votos.

El excandidato se mostró durante la campaña reiteradamente contrario a entrar en una coalición de gobierno con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel, el partido que ganó los comicios, pero esta opción es una de las más barajadas en la actualidad para lograr un Ejecutivo estable en Berlín. "Mi carrera va a tener un fin ordenado", dijo Steinbrück ante los delegados de su partido, según recogen en sus ediciones digitales los periódicos Süddeutsche Zeitung y Der Spiegel, que remiten a personas presentes en la reunión.

Tienen que aprobar iniciar las negociaciones

La dirección del SPD ha recomendado a los delegados iniciar conversaciones exploratorias con la Unión de cara a formar una coalición de gobierno, una decisión que deben votar aún los delegados. De aprobarse y concretarse positivamente para ambos partidos los sondeos iniciales podrían dar lugar a unas negociaciones formales, que también tendrían que ser aprobadas por la convención. Sobre el contrato final de coalición podrían en esta ocasión y por primera vez decidir en una especie de primarias los 470.000 afiliados del SPD.

Se volvería a los dos partidos de centro-izquierda, SPD y Los Verdes

La CDU de Merkel y su hermana bávara, la Unión Socialcristiana (CSU), consiguieron en las elecciones del domingo el 41,5 % de los votos, una mayoría clara pero insuficiente para gobernar. Así, se ha vuelto a los dos partidos de centro-izquierda presentes en el nuevo Bundestag (cámara baja) para formar coalición —el SPD, que logró el 25,7% de los votos, y Los Verdes (8,4%)— que se encuentran inmersos en la renovación de su cúpula tras la pérdida de respaldo electoral.

Según una encuesta realizada por Infratest dimap para la primera cadena de la televisión pública alemana ARD, la "gran coalición" entre los dos principales partidos del país es la opción preferida de los votantes. El SPD ya formó una gran coalición con Merkel en la primera legislatura de la canciller (2005-2009) y recibió el castigo de las urnas en las siguientes legislativas, al perder más del 11% de los apoyos.