Las localidades jiennenses de Úbeda y Baeza, cuyos conjuntos históricos están considerados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, han aprovechado la celebración, este viernes, del Día Mundial del Turismo, para promocionar su cultura y su historia a través del reparto de más de 2.000 'ochíos' —un producto típico de su gastronomía— y 250 monodosis de aceite de oliva.

La Asociación para el Desarrollo Turístico de Úbeda y Baeza (Tubba), organizadora de esta iniciativa, bautizada como el 'Ochío de Leyenda', ha explicado en una nota que los 'ochíos' repartidos llevaban en su interior "un 'papelito' con información de interés y curiosidades" de estas dos ciudades jiennenses.

La actividad ha contado con la colaboración de la Sociedad Cooperativa Andaluza del Campo 'La Carrera' en lo que se refiere al reparto de monodosis de aceite, y de la Panadería Méndez, socio de Tubba, que se ha encargado de la fabricación y envasado de los 'ochíos'.

El presidente de la Asociación Tubba, Bartolomé González, ha explicado que esta iniciativa no ha ido sólo dirigida a los turistas que visitan Úbeda y Baeza, sino también a los propios vecinos de dichas ciudades, quienes, en su opinión, es "muy importante que conozcan su patrimonio para orientar al visitante".

Se trata, ha subrayado González, de organizar "algo original que no se hubiera hecho antes, que llamara la atención y que generara la curiosidad de saber qué historia hay dentro del ochío", de forma que en estos productos se ha introducido información sobre la Plaza de Toros de San Nicasio de Úbeda —"la quinta de las que se construyeron en España"— o el origen de la expresión 'puñalada trapera', así como sobre el perímetro de la muralla de Baeza, que "contenía alrededor de 70 torres", o las esculturas "en actitud erótica" que se pueden encontrar en la fachada del Palacio Jabalquinto.

Por su parte, el concejal de Mantenimiento del Ayuntamiento de Baeza, Bartolomé Cruz, ha explicado que el nombre 'ochío' tiene su origen en la masa de aceite de la cual se hacían, ya que de ella salían ocho piezas de un pan de 'akilo' —es decir, un kilo—, y con él se bautiza a "un aperitivo que se puede conjugar con cualquier cosa", como "morcilla, jamón de york, atún o chocolate", ha indicado Cruz.

En el marco de esta actividad se han repartido ochíos a escolares, quienes han realizado visitas guiadas gratuitas a Úbeda y Baeza por cortesía de ambos ayuntamientos, y a clientes de alojamientos de sendas localidades.

Según han explicado desde la Asociación Tubba —galardonada este año con uno de los premios 'Jaén, paraíso interior', que concede la Diputación—, esta acción se encuentra dentro de los proyectos promocionales de la Iniciativa de Turismo Sostenible (ITS) 'Úbeda-Baeza, Museo Abierto del Renacimiento', correspondientes al Plan de Acción 2010.

Consulta aquí más noticias de Jaén.