El Juzgado de Instrucción Número 3 de Santander ha ordenado ocho meses de prisión para un hombre que tenía prohibido comunicarse con su mujer tras ser condenado por un delito de violencia de género y que, saltándose la prohibición por segunda vez, le telefoneó, la insultó y le acusó de ser infiel.

Según se relata en la sentencia, el hombre, A.G.J. fue condenado el pasado 21 de junio por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer a no comunicarse por cualquier medio con su cónyuge por un año y cuatro meses, pena que empezó a cumplir al día siguiente y que no expiraba hasta el 17 de octubre de 2014.

El pasado agosto, el hombre fue condenado por el Juzgado de Instrucción nº 3 de Santander por un delito de quebrantamiento de condena.

Y poco más de un mes después, el pasado 18 de septiembre, entre las 17.00 y las 19.30 horas, el A.G.J., "con plena conciencia de la vigencia de dicha condena", telefoneó a su esposa hasta en cuatro ocasiones, diciéndole en la última de ellas "me vas a meter en la cárcel. Eres una puta. Me pones los cuernos. Yo no soy malo."

Menos de una semana después de ocurrir los hechos, el 24 de septiembre, el Juzgado de Instrucción Número 3 de Santander ha dictado sentencia, en la que se le condena a ocho meses de cárcel.

El Ministerio Fiscal pidió un año de prisión por considerarle autor de un delito de quebrantamiento de condena con la circunstancia agravante de reincidencia dado que ya había sido condenado por este motivo el pasado agosto.

Por su parte, la defensa se mostró conforme con el escrito de acusación del Ministerio Fiscal y pidió que en la sentencia se rebajara el tercio correspondiente.

Todas las partes expresaron su renuncia a recurrir la sentencia, por lo que se declaró su firmeza.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.