Los municipios castellonenses de Vinaròs y Peñíscola, directamente afectados por la actividad en el almacenamiento subterráneo de gas Castor, han mostrado su satisfacción por el requerimiento del cese de actividad en la planta enviada el jueves por parte del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, una orden que consideran "correcta", "prudente" y "responsable".

Así lo han manifestado este viernes en declaraciones a Europa Press los alcaldes de Vinaròs y Peñíscola, tras conocer la noticia. El primer edil de Vinaròs, municipio donde se encuentra instalada la planta, Juan Bautista Juan, ha asegurado que "es una actuación, por parte del Ministerio, correcta y que piensa en la seguridad de todos", al tiempo que ha añadido que le parece "perfecta toda la precaución y cautela del Gobierno".

Asimismo, Juan ha afirmado que "la noticia nos llegó en medio de la sesión plenaria en el Ayuntamiento, justo cuando acabábamos de aprobar una moción con los votos de todos los grupos para instar a la Conselleria y a la Diputación a realizar una evaluación del proyecto".

De hecho, ha recordado que están a la espera de realizar una reunión con los municipios de Benicarló y Peñíscola, junto a técnicos de la empresa encargada del proyecto y con la Conselleria y la Diputación, para conocer mejor el caso y analizar los movimientos sísmicos.

"Queremos más información de los organismos oficiales para conocer los protocolos de actuación y para clarificar si hay riesgo o no", aunque afirma que "nos hemos de interesar, más que preocupar", ha señalado.

Además, ha indicado que "cuando fuimos conocedores de los movimientos sísmicos, la empresa encargada del Castor nos informó en primera instancia de lo que ocurría con total transparencia, aunque, lógicamente, nuestra sensibilidad con el caso nos hizo pedir la reunión".

"para evitar algún incidente"

Por su parte, el alcalde de Peñíscola, Andrés Martínez, también ha valorado de forma positiva la noticia, y ha asegurado que "consideramos que se ha actuado de forma responsable y prudente, con el objetivo de evitar algún incidente peor" y manifiesta que "lo mejor era parar los trabajos y analizar con cautela lo que ocurre".

Así, ha señalado que "la empresa nos trasladó en su día que los microseísmos que se producen se deben a las piedras que caen al inyectar el gas, pero nosotros queremos conocer mejor qué ha pasado y recibir el asesoramiento técnico necesario". Tal y como ha apuntado, "nosotros vivimos del turismo, y este tipo de sucesos no nos ayuda en nada, por eso queremos que se clarifique todo".

Consulta aquí más noticias de Castellón.