La consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, ha inaugurado este viernes, en la sala Lametro-José Ramón García Antón de la estación de Colón de Metrovalencia, la exposición 'El Trenet del Túria 1888-2013, Valencia-Llíria', la línea de vía estrecha en servicio más antigua de la Comunitat y que supuso el inicio de la expansión del ferrocarril en la provincia de Valencia. La muestra estará abierta al público hasta el 30 de noviembre.

La línea Valencia-Llíria permitió, y lo sigue haciendo, comunicar la capital con las poblaciones de Burjassot, Paterna, L'Eliana, La Pobla de Vallbona, Benaguasil y Llíria, manteniendo el trazado original, que ha sido testigo de la evolución social y tecnológica de los últimos 125 años.

La muestra, organizada por Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) en colaboración con Vossloh, hace un recorrido por los 125 años de historia a través de documentos originales, planos, fotografías, proyectos, relojes, campanas, centralitas, billetes y aparatología ferroviaria del conocido 'trenet', según ha informado el Consell en un comunicado.

Bonig, acompañada por los alcaldes de Paterna, L'Eliana, La Pobla de Vallbona y el teniente alcalde de Llíria, ha destacado que en estos 125 años, el ferrocarril ha conseguido consolidarse como "un medio de transporte fundamental para los municipios por los que discurre y que sigue desempeñando un papel básico a la hora de vertebrar el área metropolitana de Valencia y garantizar la movilidad de los vecinos de los lugares por los que circula".

Para la consellera, "la celebración de este 125 aniversario nos permite poner en valor el trabajo realizado durante este tiempo para mantener en servicio esta línea y comprobar el desarrollo técnico y social que ha experimentado para evolucionar del antiguo 'trenet' a un moderno y sostenible servicio de transporte integrado en la red de Metrovalencia, que en la actualidad desplaza desde los municipios por los que pasa hacia Valencia cerca de dos millones de viajeros anuales".

Asimismo, Bonig ha destacado que "FGV, que gestiona esta línea desde hace más de un cuarto de siglo, ha conseguido renovarla y modernizarla en los últimos años, a través de sucesivas inversiones que, en el conjunto de la Línea 1, superan los 400 millones de euros, y que en este tramo han permitido renovar la infraestructura y el parque móvil en su totalidad".

La muestra ofrece una treintena de piezas y mobiliario original ferroviario pertenecientes al fondo patrimonial de FGV, y cerca de cuarenta documentos, planos y proyectos del archivo histórico de FGV, así como más de noventa fotografías sobre estaciones, paisajes, viajeros, trenes y locomotoras del 'Trenet del Túria'.

Además, se presenta una selección de fotografías sobre los trenes que han circulado en esta línea, pertenecientes a la colección del fotógrafo amateur Enrique Andrés Gramage, quien posee más de 16.000 instantáneas propias.

Evolución histórica de la línea valencia-LLÍRIA

En 1888 fue abierta al público la línea de Llíria, con su primigenia estación de Valencia ubicada en Marxalenes, que posteriormente se trasladó a Pont de Fusta.

A principios del siglo XX, este nudo ferroviario, así como otros que partían desde Valencia, gestionados por la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia (CTFV) experimenta un periodo de plenitud.

En la línea de Llíria se abren nuevos apeaderos para los veraneantes, como el de La Canyada, se construye la doble vía hasta Empalme (1922) y la electrificación de la línea fue el acontecimiento más innovador del momento (1926).

Esta época de modernidad quedó reflejada en un gran hito artístico y arquitectónico, comoes el nuevo edificio para Campamento de Paterna. Sin embargo, la década de los años 30 significó una difícil etapa para el 'trenet', ya que el autobús comenzaba a mostrarse como una dura competencia, a lo que se añadieron las huelgas, los conflictos del año 1934 y la creación de la Sociedad General de Autobuses en 1935.

Iniciada la Guerra Civil, las líneas pasaron a ser gestionadas por un comité obrero, las infraestructuras sufrieron un importante deterioro y el material móvil un significativo desgaste.

Finalizada la contienda, la CTFV volvió a hacerse cargo de sus explotaciones, y se promovió la construcción de nuevas paradas y la doble vía llega a Paterna en 1947. También destaca la puesta en marcha de los trolebuses, del nuevo material móvil o propuestas tan innovadoras como el proyecto del Metropolitano de Valencia.

A mediados de 1950 comenzó el declive del servicio. Su red ofrecía un servicio insuficiente y la riada de 1957 afectó duramente al material móvil e infraestructuras.

En 1964 la CTFV hizo entrega de todas sus líneas a la Explotación de Ferrocarriles por el Estado. Un año más tarde FEVE se hizo cargo definitivamente de todas ellas, dedicándose al mantenimiento y mejora de una serie de ferrocarriles que se consideraban imprescindibles para el transporte público valenciano.

Durante estos años se realizaron importantes obras de mantenimiento, como la adaptación del tendido eléctrico o la aplicación de necesarios elementos de seguridad.

Fueron suprimidos los servicios de mercancías, trenes nocturnos y, ya en la década de 1970, dio comienzo la renovación del parque móvil con los trenes de la serie 3400, 'los Belgas'. En la línea de Llíria se construyeron nuevos edificios para Paterna y Canterería.

EN 1986

Nació fgv

El 10 de noviembre de 1986 se constituye Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana, empresa de derecho público a la que se le transfieren los servicios ferroviarios hasta entonces explotados por FEVE.

Se inicia así la renovación integral de la red valenciana. Progreso y modernidad que se materializan con la apertura en 1988 del primer tramo subterráneo.

Es el eje vertebrador donde se originó la actual red del metro de Valencia, que celebra su 25 aniversario, en un continuo proceso de crecimiento y expansión, con la mejora de sus instalaciones y servicios.

Consulta aquí más noticias de Valencia.