La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla ha inaugurado este viernes un curso académico 2013-2014 que la sede universitaria califica como "crucial", habida cuenta de unas circunstancias en las que, según ha asegurado el rector de la institución, Vicente Guzmán, a las universidades públicas "nos están llevando a una situación que está cercana a ser irreversible para peor y casi insostenible".

Guzmán, en un acto protocolario que ha contado con la presencia de los rectores de la Universidad de Sevilla (US), Antonio Ramírez de Arellano, y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), Juan Manuel Suárez Japón —a cargo de quien ha corrido la lección inaugural—, así como autoridades tales como el delegado de Gobierno de la Junta en Sevilla, Javier Fernández; la subdelegada del Gobierno en Sevilla, Felisa Panadero; o los alcaldes de los municipios sevillanos de Dos Hermanas, Carmona y Coria del Río, ha protagonizado una alocución en la que, a pesar de desgranar un panorama "sombrío", ha querido transmitir un mensaje "distinto, de ánimo, de superación, de trabajo, de ganas, de posibilidad de cambiar la situación si de verdad queremos hacerlo". Para ello, ha apelado a la apertura de vías de diálogo.

Tras un recordatorio inicial a la figura de las fallecidas presidenta del Consejo Social de la UPO, Carmen Calleja, y exrectora de la Olavide, Rosario Valpuesta, el rector ha explicado que más allá de los datos, "que muestran que seguimos siendo una buena universidad y que estamos a la altura de las circunstancias", ha sido un curso "complicado" en el que "hemos tenido que afrontar decisiones difíciles pero necesarias en el contexto normativo y económico que vivimos", pese a estar en desacuerdo con ellas.

El reconocimiento a los doctores —en el acto de este viernes, la UPO ha entregado los Premios Extraordinarios de Doctorado 2011-2012 a una veintena de ellos— ha precedido a una valoración de la tesitura general de la universidad, en la que Guzmán ha manifestado que "de la suerte que corra ésta dependerá, en buena medida, la suerte de la sociedad y de las personas que la integramos, es decir, de todos".

Las plazas de profesorado e investigadores, las becas, el acceso a la universidad, las tasas, la pérdida de docentes, la tasa de reposición limitada, la bolsa creciente de acreditados, la investigación "ralentizada y languideciendo por la falta de medios", la "descapitalización" humana y material, la movilidad en retroceso la pérdida de empleo o la "muy preocupante falta de liquidez son los principales problemas expuestos por el rector de la UPO.

"un anillo para gobernarlos a todos"

Si bien la comunidad universitaria es "plenamente consciente" del contexto socioeconómico y de la necesidad de una "reformulación" de la universidad como tal, "no es tan seguro que deba acometerse en un contexto de recursos menguantes y, mucho menos, aprovechando esa circunstancia para proponer un cambio radical de modelo que, cuando menos, discute y pone en entredicho el modelo español de enseñanza superior basado en la predominancia de la universidad pública que, pese a lo que pretenden vender algunos, tiene valores a los que no podemos renunciar", ha hecho hincapié.

El rector de la UPO, que ha incidido en la "amenaza" que supone la reforma universitaria que pretende el Gobierno central, ha llegado a apuntar a una frase de 'El Señor de los Anillos' como forma de resumir la situación: "Un Anillo para gobernarlos a todos, un Anillo para encontrarlos, un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas".

Para Guzmán, el hecho de que las universidades públicas hayan podido acogerse al plan de pago a proveedores y de que se negocie una inyección con cargo al Banco Europeo de Inversiones —unos 200 millones en total— no cambia el "gravísimo" problema de tesorería "que no se acaba de solucionar".

"Nos consta la buena voluntad y que se está trabajando en ello, pero es fundamental que este problema se solucione ya", ha recalcado, reclamando también un cambio en el modelo de financiación ante las "disfunciones" del actual.

En el acto también se han proporcionado los datos incluidos en la memoria del curso 2012-2013. Para el actual, la UPO cuenta con 11.000 alumnos de grado, 2.000 en postgrado y otros 2.500 en los distintos programas de formación continua, y es la universidad andaluza que ha experimentado un mayor aumento en el número de matriculados, un 7,1 por ciento más. En este nuevo curso, la Olavide oferta 31 titulaciones (21 grados y 10 dobles grados), 40 másters universitarios y nueve doctorados.

'

Misión keicho'

Asimismo, Suárez Japón —inmerso en una "mezcla de emociones" al coincidir su lección inaugural con los días en los que ha conocido que no seguirá al frente de la UNIA— ha pronunciado la lección Inaugural 'Los fundamentos geográficos de una singular experiencia histórica: La Misión Keicho', en la que el profesor ha realizado un recorrido geográfico, histórico y literario de la misión que partió de Japón en el siglo XVII y que desembarcó en Coria del Río tras un largo viaje y a la que se le atribuye el apellido Japón que puebla en la actualidad este municipio sevillano del Bajo Guadalquivir.

Rememorando una anécdota con el escritor José Manuel Caballero Bonald, Suárez Japón ha indicado que "no son pocos los ingredientes que ofrece aquella aventura humana para construir a partir de ellos un relato literario", como el que engarzó el escritor japonés Shusaku Endo (1923-1996) en su novela 'El Samurai', "centrada en las mezclas de personajes y de vivencias que se sumaron en aquella experiencia histórica, de la que ahora se cumplen cuatrocientos años".

Así, en la misma el samurai Hasekura Rocuyemnon Tsunenaga, miembro de la familia arrojada de sus tierras a causa de su derrota en una lucha feudal, recibe el encargo de viajar a Nueva España, en una gran nave que se construía en Ogatsu y que llevaría también de vuelta a "los extranjeros que la mar arrojó a la costa de Kishu, que no son otros que españoles y portugueses naufragados en algunas de sus incursiones exploratorias por el archipiélago".

En el contexto de su navegación por el río Guadalquivir, "podemos entender por qué las galeras que portaban a los miembros de la Misión Keicho se detuvo en Coria del Río, un enclave ribereño que era el de más reconocida vinculación con el río, el más poblado, el más próximo a Sevilla y el que se hallaba junto a uno de los grandes obstáculos para la navegación: el torno de La Merlina, un tramo donde el río describía una gran curvatura", ha explicado Suárez Japón.

Así, siendo esta etapa fluvial la que ofrecía una curva más cerrada, de suerte que sus dos extremos se hallaban muy próximos entre sí, esta situación es la que provocaba el hecho, tantas veces referido por los navegantes, de que tras recorrer en toda la extensión del meandro de La Merlina, en lo que, si los vientos no ayudaban, se podía tardar un día completo, apenas habían ganado recorrido real, hacia el mar o hacia el puerto del Arenal sevillano.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.