Agentes de la Policía Local de Castellón han detenido a un hombre, de 33 años, acusado de agredir a su mujer, a su suegra y a una hija menor tras llegar ebrio a su casa, situada en una alquería del camino Collet, y pelearse con su pareja, según ha informado este cuerpo de seguridad en un comunicado.

Fue la suegra la que llamó desde el hospital a la Sala de Seguridad y Emergencias 092 y denunció a su yerno por presuntamente agredirle a ella, a su hija y a una de sus nietas en su vivienda, localizada en una vía rural cercana a la carretera de Borriol.

Hasta el centro hospitalario se trasladó rápidamente una patrulla del Grupo de Intervención Rápida (GIR), cuyos agentes, tras recoger a la mujer, se dirigieron hacia el domicilio familiar donde presumiblemente se había producido la agresión.

De camino al lugar de los hechos, la mujer informó a los agentes que su yerno esa tarde había llegado muy ebrio a casa y, tras discutir con su hija, había comenzado a agredirla de forma violenta. Al acudir en su ayuda tanto ella como una de sus hijas, el varón también las había agredido, motivo por el cual huyó y acudió al centro hospitalario que estaba cerca para solicitar ayuda.

Mientras que la mujer relataba estos hechos, la patrulla de la Policía Local llegó hasta el domicilio. Los agentes localizaron en su entrada a la mujer presuntamente maltratada, la cual presentaba lesiones evidentes de haber sufrido una agresión, ya que tenía numerosas erosiones en el cuerpo y restos de sangre en su ropa. A su lado se encontraba una de sus hijas, menor de edad, también con signos de violencia y con un fuerte estado de ansiedad.

Los agentes, tras tranquilizarlas, les preguntaron si el presunto agresor se encontraba todavía en el domicilio, a lo que asintieron. Los policías entraron entonces en el domicilio y localizaron al varón, en claro estado de embriaguez y completamente desaliñado. Ante los hechos observados y las lesiones que presentaban las víctimas, los agentes detuvieron al hombre, de nacionalidad rumana, por un presunto delito de violencia de género en el ámbito familiar.

Tras la detención, uno de los agentes entró dentro del domicilio familiar y encontró a otra hija del matrimonio escondida en una habitación, quien manifestó que se había asustado al ver a su padre como agredía a su madre y que quería irse con ella.

Por último, la mujer, junto con su madre y una de sus hijas fueron en un primer momento atendidas en el lugar de los hechos por una ambulancia. Posteriormente, las tres víctimas de la agresión fueron trasladadas por otra patrulla de la Policía Local hasta un centro hospitalario para continuar con las atenciones médicas.

Consulta aquí más noticias de Castellón.