Autobús de la EMT de Madrid
Viajeros entrando en un autobús de la EMT de Madrid, en el intercambiador de Plaza de Castilla. JORGE PARÍS

Los recortes en los autobuses urbanos de Madrid no tienen freno. Este lunes, 30 de septiembre, la Empresa Municipal de Transporte (EMT) reduce la frecuencia de 22 líneas de autobús (las 18 adelantadas por este periódico más cuatro adicionales) y desaparece la red de metrobúhos (buses nocturnos que hacían por superficie el recorrido del metro). Por si esto fuera poco, la reducción del servicio continuará durante el otoño: el Consorcio Regional de Transportes ha planteado a la EMT un nuevo recorte en nueve líneas urbanas, que entrará probablemente en vigor el 4 de noviembre, según confirman fuentes del Consorcio y del comité de empresa de EMT.

Tener autobuses vacíos circulando es muy caroEste lunes, la EMT retirará de la circulación un autobús de cada una de las 22 líneas afectadas por el recorte (ver tabla en la fotografía relacionada). La reducción del servicio se traducirá en un retraso de la frecuencia de paso de los vehículos por las paradas: concretamente, los usuarios tendrán que esperar su autobús entre uno y tres minutos más, según los cálculos de la empresa.

El Consorcio pidió a la EMT que redujera el servicio en estas líneas, alegando que existe un "sobredimensionamiento de la oferta tras la bajada de la demanda". Sin embargo, el recorte afectará a algunos de los trayectos más utilizados por los madrileños, que suelen estar saturados en hora punta: entre otras, se tocará la línea con más viajeros de toda la red (la 27, que enlaza Embajadores con Plaza de Castilla, a través del Prado y la Castellana). También se reducirán trazados clave que unen la periferia con el centro, como la 9 (Sevilla-Hortaleza), la 36 (Atocha-Campamento), la 38 (Manuel Becerra-Las Rosas) o la 83 (Moncloa-Barrio del Pilar).

Recorte en la exprés del aeropuerto y la de Mercamadrid

Además, el Consorcio ha confirmado que este lunes se quitarán buses de cuatro líneas adicionales, en un recorte que no estaba previsto en un principio: la 106 (Manuel Becerra-Vicálvaro), la 149 (Tribunal-Plaza Castilla), la T32 (Plaza de Legazpi-Mercamadrid) y la exprés del aeropuerto. Esta última es especialmente significativa en un momento en el que el turismo se está desplomando en Madrid. El Consorcio ha escogido estas líneas teniendo en cuenta la "bajada en el número de usuarios" y aquellos trazados "en los que hay margen para quitar coches sin que el servicio se resienta demasiado", según fuentes oficiales. En palabras del concejal de Medio Ambiente y Movilidad de Madrid, Diego Sanjuanbenito, "tener autobuses vacíos circulando es muy caro".

Desprecian a los usuarios con un peor servicio y a un precio superiorEste lunes se reajustan también los autobuses nocturnos. El cambio más notable es la desaparición de los metrobúhos en fin de semana, aunque también se crearán dos líneas nocturnas nuevas (la N25, de Alonso Martínez a Villa de Vallecas; y la N26, entre Alonso Martínez y Aluche) y se cambiará el itinerario de las N15, N17, N22 y N23 para dar más servicio a Carabanchel, Usera y Tetuán.

Además, para dentro de un mes ya está previsto un nuevo golpe a los autobuses públicos. "El Consorcio nos ha comunicado su decisión de ajustar la oferta de servicio en las líneas 4, 11, 31, 59, 86, 122, 128, 144 y 174 de la red de EMT", explica la propia empresa en un documento enviado a sus trabajadores. Transportes ha confirmado el recorte de un vehículo en cada una de esas líneas, previsto para el lunes 4 de noviembre. Esa nueva tanda de ajustes incidirá sobre todo en trazados que dan servicio a barrios con mucha población, como Barrio del Pilar, Entrevías, Aluche, San Cristóbal o Villaverde Alto.

En principio, no más recortes en 2013

Al margen de los ajustes ya mencionados, el Consorcio tiene la "voluntad de no introducir nuevas reducciones de oferta en 2013, salvo que se produzcan reducciones muy significativas de la demanda". En opinión de los conductores de autobús, con esta nueva reducción "el Consorcio y la EMT están mostrando un desprecio por usuarios y trabajadores, que se agrava porque además lo están haciendo ofreciendo un peor servicio a un precio superior", según Juan José Castañeda, secretario general de UGT en la EMT.

Consulta aquí más noticias de Madrid.