La segunda de las cuatro etapas que recorrerán los mineros de Quintana de la Serena (Badajoz) en su marcha hasta Mérida para reivindicar soluciones y ayudas al "problema" de la silicosis se desarrolla este vienes entre las localidades de Don Benito y Guareña, con la participación de "cerca de 150 personas".

Esta "marcha gris" de los canteros, organizada por la Federación de la Construcción de CCOO de Extremadura y la Asociación de afectos por la Silicosis, cuenta con la compañía de familiares y vecinos que se solidarizan con su causa.

Por su parte, la jornada de este sábado cubrirá el trayecto entre Guareña y Mérida y en su intermedio, en Valverde de Mérida, se ofrecerá a los canteros una comida solidaria, según informa CCOO en una nota de prensa.

La comida se llevará a cabo en la Plaza de España, "si la lluvia lo permite", mientras que en caso de no ser así será en una nave habilitada en la Calle Cruces. Un encuentro al que está previsto que acudan representantes de los partidos políticos y del Instituto de la Silicosis, para que conozcan de primera mano la gravedad del problema.

Más tarde, a las 18,00 horas, está prevista la llegada de la marcha a la capital autonómica, en concreto al Polígono Reina Sofía, mientras que al día siguiente, a las 11,00 horas, tendrá lugar una manifestación por las calles de Mérida que partirá desde el Puente de Hierro y llegará a la Plaza de España.

Además, los mineros tienen previsto el próximo lunes, día 30, proceder a la entrega de las firmas recogidas y del Manifiesto Cantero, en la sede de la Presidencia del Gobierno de Extremadura.

La protesta

Según se explica desde CCOO, la protesta reclama a la administración que se reconozca una prestación compensatoria en el estado inicial de esta enfermedad, el grado 1, puesto que esa "sería la mejor medida para evitar su agravamiento y apoyar a los afectados".

En grados posteriores sí está reconocido el cobro de una prestación compensatoria pero para entonces la enfermedad "es ya incurable y provoca incapacidad de trabajar y llevar una vida normal". "Sólo actuando en el grado inicial, consiguiendo evitar que el trabajador siga expuesto al polvo, la enfermedad no se intensificará", detalla el sindicato.

Por esta razón, CCOO y la Asociación de Afectados por la Silicosis reclaman al Gobierno que incluya también a las personas con grado 1 entre las que reciban una ayuda que compense el necesario abandono de su puesto de trabajo para no seguir expuestas y sufrir un empeoramiento.

A este respecto, ha señalado que, mientras el Gobierno no incluya al grado 1 de la silicosis en el catálogo de las enfermedades profesionales que dan derecho al cobro de una prestación, CCOO insta a la Junta de Extremadura a que habilite un fondo minero, "al igual que se ha hecho en otras comunidades, para ayudar a los afectados".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.