El acoso escolar, un fenómeno que afecta al 23,4% de los escolares españoles, presenta graves riesgos psicológicos.

Según los datos definitivos del informe Cisneros X, presentado ayer en Madrid, más de 230.000 de los siete millones de escolares sufren en nuestro país indicadores de daño psicológico grave en las ocho escalas clínicas analizadas.

En este primer estudio monográfico sobre acoso y violencia escolar en nuestro país se pone de manifiesto la gran importancia del acoso no físico, el más frecuentes en las aulas españolas.

Indefensión

Según la coautora del informe, Araceli Oñate, en estos casos "aumenta el sentimiento de indefensión en la víctima por los adultos, que trivializan el riesgo del acoso no físico".

Aumenta el sentimiento de indefensión en la víctima por los adultos, que trivializan el riesgo del acoso no físico

De esta forma, el porcentaje (29%) de niños que sufren acoso y violencia escolar con mucha frecuencia presenta cinco veces mayor riesgo de pensar en el suicidio de manera recurrente.

El mayor riesgo se encuentra en la violencia psicológica basada en la burla y la exclusión social.

Entre los niños acosados con mayor frecuencia, los riesgos de presentar estrés postraumático o indicadores de ansiedad graves se multiplican por cuatro.

Síntomas clínicos

Para evaluar el daño psicológico, los investigadores han manejado ocho escalas clínicas.

La más frecuente entre los acosados es las disminución de la autoestima (57,2%), las somatizaciones (55%), la depresión (54,8%), sintomatología de estrés postraumático (53,7%), la auto-imagen negativa (53%), ansiedad (43%) y los flashbacks (29,9%). Las proyecciones del informe indican que apenas el 5,4% de los escolares no sufren daños en ninguna de estas escalas.

¿Sabías que...

...Los autores del acoso son los compañeros en casi el 27% de los casos?

...Las modalidades más frecuentes son poner motes o no hablar a la víctima?

... Agresiones como collejas, patadas o puñetazos suponen el 4%?

...Las comunidades con mayor tasa de acoso y violencia son Andalucía, País Vasco, Navarra, Cantabria y Asturias?

Una paliza colgada en Internet

La Policía del Condado de Suffolk (EEUU) interceptó esta grabación en la que tres adolescentes dan una paliza a una compañera de colegio para resolver un triángulo amoroso. Las patadas, puñetazos y tirones de pelo fueron colgados en la Red.

"Mamá, me mandas a la guerra"

Javi tiene nueve años y ya prepara un libro. En él relata su historia de acoso escolar para evitar el sufrimiento de otros niños como él.

Ana María, madre de Javier, cuenta el calvario que su hijo sufrió durante cinco años en un colegio catalán.

"Él quiere que se sepa que estas cosas existen, por eso quiere escribir el libro. No desea que otros niños sufran lo que él ha tenido que sufrir, un infierno", señala.

Aunque se vio sometido a este acoso desde preescolar, su familia no lo supo hasta hace un año, cuando su hijo recurrió a los Mossos d’Esquadra para que le ayudaran.

"Fue con otro compañero, porque sus acosadores le habían ordenado matar a Javi y tenían mucho miedo. Intentamos que fuera al psicólogo, pero no hablaba porque tenía un pacto de silencio con sus agresores", agregó.

De insultos a amenazas

Empezaron insultándole para pasar a las amenazas: "O me das dinero o te mato", "te pego porque tu cara me lo pide"... "Pero el centro no tomó ninguna medida. ‘Me mandas a la guerra’, me decía él, hasta que un mes después se intentó suicidar tratando de tirarse al río dentro de un contenedor de basura porque decía que ese era su sitio. ‘Por qué me habéis traído al mundo?’, preguntaba".

"Al no obtener ayuda del centro, decidí no llevarle durante quince días y su respuesta fue darme dos alternativas: o me enviaban a los servicios sociales para que me lo quitaran o firmaba un papel en el que decía que bajo mi responsabilidad me llevaba al niño, y aclaraba que no había problemas con el colegio. Y fue lo que hice".

"Es un maricón, debía enfrentarse a sus agresores", me dijo el director, a quien he denunciado por pasividad.

En su nuevo colegio no tiene ningún problema: "Se ha hecho adulto demasiado rápido, pero ha comprendido que si lo hubiera contado antes no habría sufrido tanto". A. M.