La Confederación Empresarial de la Provincia de Tarragona (Cepta) confía en conseguir avances en 2014 para hacer realidad la A-27 entre Tarragona y Montblanc, ha explicado a Europa Press el presidente de la entidad, Antoni Belmonte, tras reunirse este viernes con representantes de los partidos con presencia en el Parlament y el Congreso.

Belmonte se ha mostrado "encantadísimo" del encuentro, que ha acordado que Cepta elabore un borrador en los próximos 15 días al que añadirán sus propuestas los partidos, con el objetivo de fijar un calendario para dicha autovía que el territorio reclama desde hace dos décadas.

Ha destacado que los representantes políticos no han puesto ningún inconveniente —incluido el presidente del PP de Tarragona y diputado en el Congreso, Alejandro Fernández—: "Vamos por el buen camino, hay buena intención para tirar este tema adelante".

Cuando esté listo el documento, Cepta pedirá un encuentro con el Ministerio de Fomento, que para 2014 solo prevé de momento dos partidas —para pagar expropiaciones y para abonar facturas pendientes—, pero no contempla nueva inversión.

La A-27 funciona desde este agosto entre Tarragona y El Morell, y tiene las obras al 50% hasta Valls, pero los trabajos están actualmente parados por los ajustes presupuestarios del Gobierno central.

Belmonte ha confiado en que una vez se presenten los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año, Cepta pueda convencer a Fomento para incluir nueva inversión, aunque sea para completar las obras hasta Valls.

Ha reivindicado que la A-27 es "vital" para la economía y el turismo como vía de conexión en la provincia de Tarragona, y que el coste de hacerla llegar hasta Montblanc es de 150 millones de euros.

El Gobierno argumenta que debe buscar fórmulas alternativas a la financiación directa del Ministerio, pero Belmonte ha incidido en que convertirla en vía de peaje no es una opción: "Los catalanes ya hemos pagado bastante".

Consulta aquí más noticias de Tarragona.