El concejal socialista del Ayuntamiento de Burgos, Antonio Fernández Santos, ha señalado este viernes que la adjudicación provisional a una UTE de empresas burgalesas de las obras de remodelación de la Calle Vitoria es "un intercambio de favores" con el PP.

"En este ayuntamiento primero se adjudica y luego se realiza baremo", ha aseverado Fernández Santos en declaraciones recogidas por Europa Press, antes de añadir que "es una vulneración de la legalidad que da vergüenza ajena".

Asimismo, ha asegurado que si el equipo de Gobierno local adjudicase las obras de una forma correcta "habría dinero de sobra" en las arcas municipales, a la vez que ha calificado de "desfachatez absoluta" su modo de actuar en este sentido.

En el caso concreto de la remodelación de la Calle Vitoria, considerada una de las principales arterias de la capital burgalesa, ha explicado que para la adjudicación de las obras se han tenido en cuenta criterios subjetivos al margen de la oferta económica, lo que a su juicio es "sencillamente vergonzoso".

En este sentido, ha criticado las puntuaciones concedidas a la oferta ganadora, que supera en más de 700.000 euros la otra oferta presentada al concurso, al considerar que los argumentos empleados en la justificación son "cosa de locos".

Por otro lado, ha cuestionado la funcionalidad del proyecto de remodelación, que incluye la urbanización de parte de la Calle Vitoria y la construcción de un aparcamiento subterráneo, y ha mostrado su asombro por algunas de los proyectos planteados por el Gobierno municipal en el entorno.

Entre ellos, ha criticado la reconversión en aparcamiento de pago del actual aparcamiento de la zona de Lavaderos, teniendo en cuenta que se trata de un lugar de estacionamiento para muchos vecinos del barrio de Gamonal que "ahora no tienen que pagar por aparcar ahí". "Mi admiración al alcalde Javier Lacalle, a cualquier otro le tratarían de idiota", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Burgos.