Decenas de integrantes de la junta de personal del Ayuntamiento de Alicante han protestado este viernes durante la celebración del pleno de la ciudad para criticar la falta de una información "veraz y concreta" sobre la reclasificación de los puestos de trabajo por parte del equipo de Gobierno, tras lo que la alcaldesa, Sonia Castedo, ha desalojado la sesión después de haber realizado dos avisos al respecto.

Los empleados consistoriales han accedido al espacio habilitado para el público delante del salón de plenos y han mostrado pancartas pidiendo la reclasificación de los puestos de trabajo, así como para solicitar el acceso a una "mayor y mejor" información.

Así, Castedo ha advertido a los presentes con desalojar si no se restablecía el orden, tras lo que han bajado las pancartas y han procedido a abandonar el salón, si bien se han escuchado más gritos, por lo que la regidora ha decidido el desalojo, así como suspender la sesión durante cinco minutos.

En ese momento, el presidente de la junta de personal, José Domingo Bienvenido Torres, ha explicado a los periodistas que la protesta ha estado motivada por la "falta de información a la que somete el Ayuntamiento". "Si no tenemos la información veraz y concreta, necesaria y en un plazo de tiempo adecuado, difícilmente podemos realizar nuestras funciones", ha advertido.

Posteriormente, todos ellos se han concentrado en la plaza del consistorio y han continuado con su protesta. Entre las personas que han tenido que dejar la sesión se encontraban asesores de varios grupos de la oposición, que han expresado sus quejas por esta decisión, así como el próximo concejal de EU, Daniel Simón, que sustituirá al edil Rogelio González.

Tras reanudarse el pleno, el portavoz de la formación de izquierdas, Miguel Ángel Pavón, ha calificado el desalojo de antidemocrático, a lo que la primera edil le ha respondido que ambos entienden la democracia de manera diferente. "Usted ejerce la democracia tirando piedras en Renfe", ha apuntado.

Consulta aquí más noticias de Alicante.