Al menos seis personas han muerto, 15 han resultado heridas y 25 han quedado atrapadas al derrumbarse un edificio residencial de cinco plantas en la ciudad india de Bombay este viernes, según ha informado la prensa del país.

Por el momento se han rescatado a 16 pesonas entre los escombros del edificio "Ha sido un derrumbe en efecto dominó", ha afirmado a la CNN el comandante adjunto del Cuerpo Nacional de Respuesta Desastres, Said Sachidanand, que ha informado de que por el momento se han rescatado a 16 personas entre los restos, aunque "se desconoce el número de personas atrapadas bajo los escombros".

El derrumbe se produjo a primera hora de la mañana, cuando dormía la mayor parte de los ocupantes del inmueble. Según el Hindustan Times el edificio tenía solo 33 años, pero sufría deficiencias de mantenimiento y estaba catalogado en la llamada categoría C-2, por lo que precisaba de reparaciones urgentes.

El propietario del edificio, el comisionado del Consejo Municial de Brihanmumbai, Sitaram Kunte, ha explicado que la primera planta del edificio estaba alquilada a una empresa de decoración pero que alrededor de 22 apartamentos estaban ocupados en las otras cuatro plantas.

En abril decenas de personas murieron al derrumbarse un edificio ilegal de varias plantas en Thane, una ciudad de la región de Bombay. Los desplomes de edificios han aumentado en la ciudad en los últimos años. Varias organizaciones de Derechos Humanos han denunciado que hay numerosas construcciones de la ciudad están viejas y descuidadas, mientras que las nuevas están construidas con materiales de mala calidad y tienen problemas estructurales.

Los desplomes en áreas urbanas son frecuentes en la India debido en la mayor parte de las ocasiones a escasa calidad de los materiales, la mala construcción de los edificios y el nulo respeto de la legislación para edificar.

La población vive en ese tipo de edificios porque no tienen otra alternativa, ya que en Bombay la demanda de vivienda supera con creces la oferta. Las organizaciones estiman que alrededor del 65 por ciento de la población vive en barriadas.