Adictos al krokodil
Adictos al krokodil, en un documental de Vice en Rusia. VICE

Krokodil es una droga que acaba (literalmente) con el tejido carnoso de quienes la consumen. Esta apareció en Rusia (principal consumidora de heroína) hace más de una década y ahora ha llegado a EE UU.

Se trata de una droga similar a la heroína y la morfina. Está hecha a base de una mezcla de codeína con componentes como gasolina, diluyente de pintura, aceite o alcohol, se inyecta y llega a causar en la piel del adicto un color verdoso, que con el tiempo provoca que aparezcan escamas y el tejido se pudra.

Sus principales consumidores se encontraban, hasta ahora, en la ciudad siberiana de Novokuznetsk, que se encuentra en la frontera con Kazajistán, pero en EE UU ya se han dado los primeros casos. "Son los primeros casos conocidos (en EE UU), estamos aterrados", dijo el doctor Frank LoVecchio, del Banner Good Samaritan Poison and Drug Information Center en el Estado de Arizona, a Fox News esta semana.

Los consumidores de Krokodil (o desomorfina) hasta ahora sólo se han encontrado en grandes cantidades en Rusia, donde se incautaron 65 millones de dosis del opiáceo durante los tres primeros meses de 2011. Esto se debió a la producción clandestina a gran escala de desomorfina en 2010. La desomorfina posee efectos sedantes y analgésicos, siendo entre 8 a 10 veces más potente que la morfina.

Tiene un efecto comparable a la heroína, pero es mucho más barata de hacer. La codeína, una sustancia controlada en los Estados Unidos que se utiliza para tratar el dolor leve a moderado, se encuentra ampliamente disponible sin receta en Rusia.

El nombre siniestro de esta droga (cocodrilo) hace referencia a los estragos que causa en la piel de quienes la consumen.