Recordando a Asunta
Varios ramos de flores y juguetes en un altar improvisado en la pista forestal donde fue hallada sin vida la niña Asunta Basterra. EFE

Ha comenzado en Galicia uno de los juicios más mediáticos que se recuerda en España. El que intentará resolver quién mató a la niña Asunta Basterra en 2013, cuyo cadáver apareció en una pista forestal en el municipio de Teo (A Coruña).

Sus padres adoptivos, Alfonso Basterra y Rosario Porto, que declaran a partir del jueves día 1 de octubre, son los únicos acusados, llevan dos años en prisión y se dicen inocentes. El jurado ya se ha constituido, no sin algunos problemas. Estas son las claves del proceso:

¿Cómo murió Asunta?

El cuerpo de la niña fue hallado en la madrugada del domingo 22 de septiembre de 2013 en una pista forestal del municipio de Teo, que discurre paralela a la carretera AC-841, muy próxima a Santiago de Compostela. Poco antes, sus padres habían denunciado su desaparición ante la Policía. Los primeros análisis demostraron que alguien suministró a Asunta una fuerte dosis de calmantes y que la ataron antes de asfixiarla. La niña era asmática y le taparon las vías respiratorias. La mataron sobre las 19 horas. El cuerpo de la niña tenía marcas y moratones leves compatibles con que la ataran viva o ya cadáver.

¿Quién está acusado?

Sus padres, la abogada Rosario Porto y el periodista Alfonso Basterra, que la adoptaron cuando tenía menos de un año —Asunta nació en China—. Fueron detenidos unos días después de hallarse el cadáver y llevan dos años en prisión provisional. Hubo un tercer supuesto implicado, pero se levantó su imputación cuando se comprobó que no tuvo que ver con el crimen. Unos restos biológicos hallados en la camiseta de la niña lo situaban en la escena del crimen, pero finalmente se confirmó que fueron producto de una contaminación de ADN en laboratorio y que el hombre en cuestión estaba en Madrid en el momento de los hechos.

¿A qué pena se enfrentan los acusados?

La acusación popular, ejercida por la Asociación Clara Campoamor, pide para cada uno 20 años de cárcel. La Fiscalía pide 18. Ambas acusaciones los consideran coautores de asesinato con agravante de parentesco. Los acusados siempre han mantenido que son inocentes y sus defensas, que han recurrido varias veces la prisión provisional, piden la absolución y sostienen que existe un plan para implicarlos en el crimen, que los culpables son otros.

¿Qué cree el juez instructor que pasó?

En su auto de apertura del juicio oral, el juez Vázquez Taín decía que "el asesinato responde a un plan premeditado, ejecutado de forma gradual". Asimismo, cree que dicho plan "resulta imposible sin la participación, o al menos el consentimiento, de ambos imputados".

¿Qué pruebas hay?

En primer lugar, las toxicológicas. La niña había ingerido durante meses un ansiolítico, Orfidal. El instructor dijo que los padres "se pusieron de acuerdo" para darle las pastillas varias veces entre julio y septiembre de 2013. El padre de la niña habría adquirido hasta 175 pastillas; la madre tomaba Orfidal. Profesoras de Asunta declararon haber visto a la niña bajo la influencia de las pastillas en clase.

Junto al cuerpo de la niña se encontraron trozos de cuerda anaranjada que, según el instructor, eran iguales a otro trozo y una bobina halladas en casa de la madre en el primer registro de la Guardia Civil. También se halló una colilla de la marca que fuma el padre. En la vivienda, que Porto heredó de sus padres, se encontraron asimismo dos fundas vacías de mascarillas y unos papeles que tenían ADN de Asunta y de Rosario que estaban húmedos.

El ordenador de Basterra es otra de las incógnitas. Tras dos registros sin tener rastro de él, apareció de la nada en un tercer registro de la casa en la que el periodista estaba alquilado —los padres estaban separados—. También apareció un móvil. Según el juez, el ordenador fue "manipulado" y en él se encontró "contenido comprometedor". Los investigadores encontraron después fotos extrañas de la niña, disfrazada, con pose mortuoria etc.

Otros aspectos inquietantes

La niña le contó a una amiga que el 5 de julio de 2013 un hombre de negro entró en la casa de su madre por la noche e intentó asesinarla. Por otro lado, salieron a la luz unas conversaciones grabadas de los padres de Asunta tras ser detenidos, ordenadas por el juez, en las que Porto le decía a su marido: "¿Te ha dado tiempo a deshacerte de eso?"; las conversaciones fueron anuladas posteriormente. Porto, a la que se le ha llegado a aplicar el protocolo antisuicidio en prisión, ha puesto dos esquelas en prensa coincidiendo con los dos aniversarios de la muerte de la niña. El cadáver, según los investigadores, fue cambiado de sitio.

Versiones y choques

Los padres de Asunta han caído en varias contradicciones y han dado versiones diferentes de lo ocurrido, según el juez y los investigadores. Por ejemplo, las cámaras de vigilancia desmintieron a Porto cuando declaró que su hija se había quedado en casa esa tarde, cuando en realidad iban juntas en un coche, según admitió después. Hay testigos que la vieron salir de su casa de Teo, cuando ella no dijo haber estado allí. Basterra siempre ha mantenido que él estuvo toda esa tarde en su casa. La relación entre ambos no es buena y la defensa de Porto alegó en su escrito de defensa que Basterra quería "quitarse del medio".

¿Cuál pudo ser el móvil?

No está claro. Se han manejado varias teorías. La primera, una enfermedad mental de la madre (que la obligó a tener tratamiento). También se barajó en un principio un móvil económico, motivado por una supuesta herencia que habría cobrado la niña de sus abuelos. También se investigaron robos denunciados por Porto. El juez instructor concluyó que la desaparición de la niña "de forma violenta y por un plan conjunto colocaría a Rosario en sus manos (las de Basterra) definitivamente y le aseguraría el sustento económico del que carece". El auto aludía a que Basterra se sentía "humillado" por el hecho de que su mujer tuviera un amante. El móvil sexual también ha sobrevolado el caso, aunque no se ha llegado a concretar nada.

¿Qué dice el Tribunal que juzgará el caso?

En el auto de hechos justiciables, el Tribunal del jurado dice que este deberá determinar si los acusados comieron con su hija el 21 de septiembre de 2013 en la casa de Basterra y "puestos de común acuerdo" le dieron suficiente lorazepam para poder asfixiarla después. También tendrá que juzgarse si Porto llevó a Asunta a su casa de Montouto después de las 18 horas y si, entre ese momento y las 20 horas, ambos padres "asfixiaron a su hija por medio de la compresión que le aplicaron sobre la boca y la nariz". También plantea el Tribunal si la ataron con la cuerda naranja y trasladaron su cuerpo. En cuanto al grado de implicación, deberá determinarse si los hechos relatados fueron "ejecutados voluntaria y directamente" por Alfonso Basterra y Rosario Porto y si Asunta "no pudo defenderse". En virtud de esto, el Tribunal plantea que los hechos podrían ser constitutivos de un delito de asesinato u homicidio. 

¿Cómo se desarrollará el juicio?

Este martes han sido elegidos los nueve miembros del jurado popular, cinco hombres y cuatro mujeres. Han hecho falta dos sorteos y un aplazamiento del juicio. Un total de 84 testigos y unos 50 peritos están citados a declarar en las cuatro semanas que durará el proceso, que se celebra en la Audiencia provincial con sede en Santiago de Compostela. Los padres de Asunta declararán a partir del 1 de octubre. Después lo harán compañeras de la niña, profesores, vecinos o agentes. Las pruebas periciales comenzarán el 14 de octubre y la última citación está fijada para el 21. El juicio concluirá en los últimos días de octubre con la prueba documental y las conclusiones.