Díaz reclama a Rajoy un modelo de financiación "justo y equitativo", que no sea "moneda de cambio" en reuniones secretas

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha anunciado este jueves que en la reunión que mantendrá en unos días con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le solicitará que, cuanto antes, se inicie el proceso de reforma del modelo de financiación autonómica para que sea "justo y equitativo", apuntando que esta comunidad está siendo claramente "perjudicada" por la "mala" aplicación del actual sistema.
Susana Díaz
Susana Díaz
Europa Press/parlamento/archivo

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha anunciado este jueves que en la reunión que mantendrá en unos días con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le solicitará que, cuanto antes, se inicie el proceso de reforma del modelo de financiación autonómica para que sea "justo y equitativo", apuntando que esta comunidad está siendo claramente "perjudicada" por la "mala" aplicación del actual sistema.

En su estreno como presidenta de la Junta en la sesión de control al Consejo de Gobierno del Pleno del Parlamento respondiendo a una pregunta del portavoz parlamentario de IULV-CA, Díaz ha manifestado, de cara a esa negociación del nuevo modelo de financiación, que espera

contar con el apoyo de todos los grupos políticos para darle fortaleza a la posición de Andalucía y de su Gobierno. Se ha comprometido a buscar activamente el acuerdo con los grupos, con el Gobierno central y con todas las instituciones y a que su Ejecutivo comparecerá puntualmente en la Cámara autonómica para informar de los avances que se produzcan en la negociación del nuevo sistema.

Ha querido dejar claro que Andalucía va a afrontar este debate desde una visión global, alejada de localismos, y con la única bandera de la igualdad de los ciudadanos vivan donde vivan. Ha defendido una financiación suficiente para Andalucía que permita mantener el estado del bienestar y para que los andaluces tengan acceso a los mismos servicios públicos que el resto de españoles, "sin privilegios, pero sin discriminación".

Asimismo, ha asegurado que su Gobierno va a estar "vigilante" para que no se produzca "reuniones secretas y de trastienda" donde se utilice el sistema de financiación autonómica como "moneda de cambio" para encajar el conflicto territorial que actualmente se vive en España. El nuevo modelo, según ha recalcado, tiene que salir de un acuerdo "multilateral" y no tiene que ser fruto de acuerdos bilaterales y secretos que no están expuestos al escrutinio de los ciudadanos.

Para la presidenta andaluza, la reforma del sistema de financiación se tiene que articular además en torno a la corresponsabilidad fiscal. Por ello, ha planteado la necesidad de una reforma también del sistema tributario, para hacerlo más eficiente y equitativo y se cierre la brecha fiscal que en materia de ingresos nos separa de economías europeas.

Ha indicado que Andalucía va a seguir profundizando en la progresividad fiscal, sin incremento de la presión fiscal en la comunidad y luchando contra el fraude.

Para la presidenta, el actual sistema de financiación no permite la autonomía financiera de las comunidades, no se proporcionan los recursos suficientes para atender en condiciones de máxima calidad los servicios públicos, y no asegura la igualdad de los ciudadanos en el acceso a los servicios básicos. Ha recalcado que Andalucía deja de ingresar al año 1.000 millones de euros y además se le impide acceder al fondo de competitividad.

Por su parte, el portavoz parlamentario de IULV-CA, José Antonio Castro, ha manifestado que es un momento crucial porque nos enfrentamos a la negociación de un nuevo modelo de financiación autonómica que ha de regir los ingresos de todas las comunidades y que tendrá que corregir los "vicios y defectos" del modelo sistema. Ante esta negociación, hay que tener presente, según ha apuntado, que "Andalucía no quiere ser más que nadie, pero no debemos permitir, bajo ningún concepto, desigualdades como las que hoy padece el pueblo andaluz".

Esta comunidad, según ha agregado, ha sufrido un menoscabo anual de más de 1.000 millones de euros por la inadecuada aplicación del sistema de financiación actual, porque no se financia en función de la población que se tiene que atender. Ha indicado que, junto a los condicionantes del déficit, nos encontramos con un "estrangulamiento de las comunidades autónomas y de la calidad de vida de los ciudadanos".

En opinión de Castro, es muy injusto que Andalucía solo pueda endeudarse un uno por ciento de su PIB en 2014, porque supone que, en relación con otras comunidades que tienen PIB más altos, se va a tener una menor posibilidad de gasto por habitante. En este contexto, ha indicado que los movimientos del nacionalismo periférico, el catalán, y del Gobierno nos deben preocupar, porque "cada vez que las derechas intiman, Andalucía sale discriminada".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento