El polémico editorial de 'El Mundo'
El polémico editorial de 'El Mundo'.

El diario 'El Mundo' equipara hoy en uno de sus editoriales -dice que sin exagerar "un ápice"- la actitud del Gobierno con el Partido Popular en política antiterrorista a las prácticas nazis durante la II Guerra Mundial.

El comunicado (...) equivale a lo que practicaban los nazis cuando enclaustraban a los judíos en sus guetos

El editorial, titulado "De la democracia deliberativa a la democracia amordazadora", es una dura crítica al
comunicado difundido ayer por el PSOE en el que se informaba de que el portavoz socialista en el Congreso, Diego López Garrido, ha obtenido el respaldo de todos los partidos para no debatir ninguna de las iniciativas "estériles y desmoralizadoras" que presente el grupo popular en esta cámara respecto a ETA.

Ante esta nota de prensa, el periódico dirigido por Pedro J. Ramírez se posiciona de manera contundente:

"El comunicado del PSOE parece la puesta en práctica del 'cordón sanitario' propugnado por el actor Federico Luppi hace unos días. Algo políticamente equivalente -y no exageramos un ápice- a lo que practicaban los nazis cuando enclaustraban a los judíos en sus guetos".

El anuncio de los socialistas, hecho después de que los portavoces de todos los grupos parlamentarios rechazaran las nuevas propuestas del PP para el Pacto Antiterrorista planteadas por Mariano Rajoy, es tildado en este diario de "ataque frontal a los principios de la democracia representativa".

En este sentido, 'El Mundo' denuncia la existencia de una política de aislamiento hacia el PP y alega que "no hay precedentes en una democracia parlamentaria de que el Gobierno y sus aliados traten de acallar la voz de la oposición y se nieguen a tomar en consideración sus propuestas".

Rajoy: "¡Esto, ni Stalin! 

Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha criticado muy duramente el rechazo del Gobierno y el resto de formaciones políticas a que sus propuestas en materia antiterroristas sean debatidas en el Congreso.

Rajoy afirma que "es la primera vez en la historia de la democracia en la cual las posiciones de un partido y sus propuestas de un partido no se pueden debatir en un Parlamento. Esto ni Stalin. Lo que está pasando es muy grave".