Una mujer atribuye la muerte de su hijo por cáncer a un transformador eléctrico

  • Lo instaló un establecimiento comercial ubicado bajo su casa.
  • Los médicos diagnosticaron el cáncer al pequeño 9 meses después de la apertura del local.
Nicereta posa junto a la foto de su hijo, que murió de cancer por culpa, según ella, de un transformador de luz.
Nicereta posa junto a la foto de su hijo, que murió de cancer por culpa, según ella, de un transformador de luz.
Rubén Francés / EFE

Una vecina del municipio de Gandia (Valencia) ha presentado una demanda penal contra un establecimiento comercial ubicado bajo su vivienda por la instalación de un transformador de luz que, según ella, pudo influir en el desarrollo del tumor cerebral que causó la muerte de su hijo de seis años el pasado mes de octubre.

La madre del menor, Nicereta Herrero, asegura que los médicos diagnosticaron el cáncer al pequeño nueve meses después de la apertura del local.

En la demanda, presentada en los juzgados de primera instancia de Gandia, la mujer argumenta que en la vivienda se ha medido una densidad del flujo magnético de 0,3 microteslas, y que según varios médicos especialistas en oncología infantil "pudo influir en el desarrollo del cáncer" de su hijo.

El transformador de luz La vivienda de la familia del menor se encuentra ubicada justo encima del transformador de luz, y el pequeño dormía junto a sus padres en una de las habitaciones donde se ha detectado

mayor densidad de flujo electromagnético.

El pequeño falleció el pasado mes de octubre, y la madre inició una campaña de recogida de firmas para que se investigue la denuncia y para que se "endurezca" la actual legislación que regula este tipo de instalaciones.

Lo investigarán

El concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Gandia, Joan Francesc Peris, realizará un estudio del campo electromagnético en el entorno del transformador, ubicado en el Paseo Germanías número 78, uno de los ejes principales del municipio, próximo al hospital comarcal Francesc de Borja.

El Consistorio, a instancias de Nicereta Herrero, encargó al Instituto Tecnológico Eléctrico de Valencia que realizara una medición electromagnética en la vivienda de la familia.

En dicho estudio se midieron 0,03 microteslas (unidad de medición de la densidad del flujo magnético), "muy por debajo de las cien microteslas, el máximo de radiación eléctrica que permite la normativa europea".

Otros casos similares

Nicereta Herrero, sin embargo, mantiene que el caso de su hijo no es el único que se ha detectado en la zona, y enumera varias muertes en los últimos meses de vecinos de la finca y los edificios próximos.

La mujer ha iniciado una campaña ciudadana en la que pretende, asegura, instar a las autoridades competentes a modificar la actual legislación que regula la instalación de antenas y transformadores eléctricos, que considera "demasiado benévola, y evitar con ello nuevas muertes".

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento