Carolina de Mónaco
Carolina de Mónaco. C&S

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos falló este jueves por segunda vez contra Carolina de Hannover en su demanda por las fotos publicadas por la revista alemana 7 Tage, en las que aparecía en marzo de 2002 junto a su marido, Ernesto de Hannover, en una isla de Kenia.

Carolina de Mónaco lleva reclamando desde hace más de veinte años que protejan su privacidad

El artículo que acompañaba las fotos llevaba por título "¿Dormir en la cama de la princesa Carolina? ¡No es un sueño irrealizable! Carolina y Ernesto Augusto alquilan su villa de ensueño".

Como ya hizo en sus sentencias por otras demandas previas de Carolina de Mónaco contra Alemania en 2012, los jueces de Estrasburgo recordaron en su nuevo fallo que el Tribunal Constitucional alemán al dictaminar sobre ese asunto ya había "puesto en equilibrio los diferentes intereses en juego y la jurisprudencia de la Corte".

De este modo, estimaron que no se infringió el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, sobre el respeto de la vida privada y familiar, y que además se respetó el artículo 10, sobre la libertad de expresión.

Explicaron que para buscar el equilibrio entre el derecho a la intimidad y la libertad de prensa hay que tener en cuenta, entre otras cosas, la contribución a un debate de interés general, la notoriedad de las personas implicadas y el objeto del reportaje, es decir, el contenido y las circunstancias en las que se hicieron las fotos.

El Tribunal hizo notar que Carolina de Mónaco y su esposo son personalidades públicas, "que no pueden pretender la misma protección de su derecho a la vida privada que las personas privadas desconocidas del público".

La Corte europea puntualizó que "su labor no es sustituir a las jurisdicciones nacionales", pero sí le incumbe verificar si las decisiones están de acuerdo con las disposiciones del Convenio.

Carolina de Mónaco lleva reclamando desde hace más de veinte años a los tribunales alemanes que protejan su privacidad y no permitan la publicación de fotografías tomadas sin su consentimiento.

En 2012, primer fallo contra Carolina

Hace un año y medio la Gran Sala del Tribunal de Estrasburgo falló en su contra en la demanda que presentó contra Alemania por las fotos publicadas entre 2002 y 2004 en las revistas Frau im Spiegel y Frau Aktuell.

En ellas aparecía con su esposo en las estaciones de esquí de Saint Moritz (Suiza) y Zürs am Arlberg (Austria) y las publicaciones comentaban que, mientras tanto, el príncipe Rainiero, entonces enfermo (ahora ya fallecido), estaba siendo cuidado en Mónaco por su otra hija, Estefanía.

Son personalidades públicas que no pueden pretender la misma protección de su derecho a la vida privada que otras

En la sentencia de 2012, la Corte europea afirmó que "la prensa tenía derecho a relatar cómo los hijos del príncipe conciliaban sus obligaciones de solidaridad familiar con las necesidades legítimas de su vida privada, como irse de vacaciones", y añadió que las fotos "no son ofensivas" para tener que prohibirlas.

En cambio, el Tribunal de Estrasburgo sí le dio la razón en 2004 cuando dictaminó contra Alemania en la demanda presentada por las fotos publicadas por varias revistas alemanas entre 1993 y 1997 junto al actor Vincent Lindon, Ernesto de Hannover y sus hijos.

En aquella ocasión, los jueces de Estrasburgo consideraron que la sociedad "no tiene un interés legítimo para saber dónde y cómo se encuentra la demandante en cada momento de su vida privada".

Además, indicaron que los tribunales alemanes no habían asegurado "una protección efectiva de la vida privada" de Carolina de Mónaco.