Los grandes pulmones verdes de la Comunidad sufren vertidos, degradación y urbanismo ilegal

  • Agentes forestales y ecologistas denuncian lodos tóxicos en los ríos Guadarrama y Cofio, chalets en el Parque del Sureste o botellones en Abantos.
  • Las afecciones perjudican a casi todos los espacios y zonas naturales catalogadas.
  • Especies protegidas de mamíferos, aves y anfibios sufren las consecuencias.
  • MAPA: Cartografía ambiental de la Comunidad | GALERÍA: Fotos de los daños
Vertido de aguas fecales en el bosque de La Herrería, en Madrid.
Vertido de aguas fecales en el bosque de La Herrería, en Madrid.
Ecologistas en Acción

El 63% de las 799.500 hectáreas del territorio de la Comunidad de Madrid cuentan con algún tipo de protección ambiental. La vigilancia se reparte entre diez espacios naturales, siete zonas de especial protección para las aves (ZEPA), siete lugares de importancia comunitaria (LIC) y dos reservas de la biosfera, además del recientemente aprobado Parque Nacional de las Cumbres de la Sierra de Guadarrama. En conjunto, más de 2 millones de personas los visitan cada año.

Al menos una docena de estos enclaves, cuyos límites se superponen en muchas ocasiones, sufren episodios de degradación, vertidos, contaminación y proliferación de construcciones ilegales que afectan a fauna y flora amenazadas. Solo en las cumbres serranas se puede encontrar el 40% de la fauna censada en el territorio español, el 40% de los anfibios y reptiles, 39% de las de las aves y el 49% de los mamíferos.

La Consejería de Medio Ambiente asegura que estas situaciones son "puntuales" y que los espacios están "muy bien conservados". Las organizaciones ecologistas y los agentes forestales denuncian que existe falta de vigilancia —cuando no desidia o agresiones— por parte de la Administración y tolerancia con los infractores.

Los colectivos Arba, El Soto, Grama, Jarama Vivo y Salvemos el Henares critican expresamente la falta de contenido de los planes de gestión de los espacios de la Red Natura 2000 elaborados por la Comunidad y los "daños ambientales" y la desecación que provocará a los ríos madrileños el nuevo Plan Hidrológico de la Demarcación del Tajo (PHDT).

Estos son los principales problemas:

Ríos Alberche y Cofio (83.000 hectáreas / ZEPA, LIC) > Sus cauces y encinares discurren por los municipios de la zona este de Madrid. Su protección, no impidió a Esperanza Aguirre convertir en autovía la M-501 sin declaración de impacto ambiental y sin consultar a las autoridades europeas. El Tribunal Supremo declaró ilegal la obra, que invade el ecosistema de especies amenazadas como el buitre negro, el águila perdicera, el cernícalo primilla, el milano real o el alimoche y de otras como el jabalí, el zorro o el lagarto ocelado.

Presa de Robledo de ChavelaEl Cofio, que desemboca en la zona de baño del pantano de San Juan, sufrió en 2012 vertidos de lodos tóxicos procedentes de explotaciones ganaderas. Los contaminantes alcanzaron el río a través de una fisura en presa de Robledo de Chavela, municipio responsable. El vecino Ayuntamiento de Valdemaqueda lo calificó de "desastre ecológico". La situación se mantiene a día de hoy.

Cuenca Alta del Manzanares (52.796 hectáreas / Parque Regional) > Abarca 18 municipios de la zona norte desde Madrid hasta el límite con Segovia. Ecologistas en Acción denuncia los vertidos de aguas fecales y de ganadería que se realizan al río Manzanares, además de la excesiva presión de visitantes en La Pedriza, donde la Comunidad ha autorizado la caza de cabras montesas con arco para reducir su población.

En 2010, un estudio de cuatro investigadoras de la Universidad Autónoma en el paraje del Soto de Viñuelas constató la "mala calidad" del agua en superficie debida a distintos focos de contaminación, principalmente por la depuradora de Tres Cantos. En 2011, la Comunidad inauguró la duplicación de la M-609, creando una autovía para 22.000 vehículos diarios en el límite del parque.

Al menos cuatro empresas situadas en Hoyo de Manzanares, Torrelodones y El Pardo celebran bodas y otras ceremonias en el campo pese a que la normativa del parque lo impide. En 2012 Esperanza Aguirre presentó un proyecto para construir un campo de golf en la finca de El Garzo, catalogado como LIC, Reserva de la Biosfera y propuesta como Área Crítica para el Águila Imperial Ibérica.

Cumbres de la Sierra de Guadarrama (33.664 hectáreas, 21.740 de ellas, en Madrid / Parque Nacional) > Un parque "de mínimos", según las organizaciones naturalistas, que permite las talas madereras, el esquí o la ganadería extensiva, pero que no ha protegido espacios como el Pinar de los Belgas (El Paular), donde anidan 100 parejas de buitre negro protegido. Incluye parte del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

Podisma carpetanaEl alcalde de Moralzarzal ha intentado repetidamente construir viviendas en zona de transición del parque, pero la Comunidad tumbó el proyecto. Ecologistas en Acción denuncia que Ejecutivo regional pretenda duplicar el número de visitantes (llegando a los 2,7 millones anuales), lo que aumentaría la presión que ya existe en zonas como las estaciones de Navacerrada y Cotos, la Pedriza o Peñalara. Dentro de sus límites se permiten entrenamientos y ejercicios militares, aunque sin vehículos ni armamento.

En los dos últimos años, agentes forestales de las comarcas XIV y XIII ha realizado el seguimiento y custodia de la Podisma Carpetana, una especie de insecto ortóptero en peligro de extinción cuya presencia no se documentaba desde hace décadas.

Cuencas de los ríos Jarama y Henares (36.068 hectáreas / LIC) > Un informe de Grama y Jarama Vivo señaló más de 500 incidencias ambientales en el cauce medio y bajo del Jarama entre canalizaciones encubiertas, extracciones abusivas o ilegales de agua, proliferación de vegetación no autóctona (eucaliptos, ailanto), acumulación de escombros y basuras o el abandono de cartuchos por parte de los cazadores. El texto calificaba de "auténtica cloaca a cielo abierto" el último tramo del medio Jarama debido a la falta de tratamiento de las aguas vertidas por las depuradoras de la Comunidad y de industrias como las del polígono de Paracuellos. La situación, afirman las organizaciones, se mantiene.

IU denunció el pasado mes de agosto el vertido de escombros en la ZEPA de las Estepas Cerealistas de los ríos Jarama y Henares a su paso por el término municipal de Camarma de Esteruelas.

Parque Regional del Sureste (31.550 hectáreas) > Se extiende por el territorio de 16 municipios (incluyendo la capital) entre Torrejón de Ardoz y Seseña (Toledo). Las edificaciones ilegales copan terreno protegido en Ciempozuelos, San Martín de la Vega, Morata de Tajuña o Chinchón. Agentes oficiales han documentado vertidos de lodos de depuradoras, tuneladoras y empresas papeleras en su perímetro. Las graveras Aladueña y Peñalver, Tramsa, Maresa, Ampliación Aricusa, Gravera del Jarama y Los Tranzones operan en el parque. Medio Ambiente ha iniciado un expediente para sancionar a varias de ellas con hasta 4 millones de euros por cometer una decena de infracciones.

En Arganda permanece desde 1989 la conocida como 'laguna del aceite', que acumula 50.000 metros cúbicos de aceites y ácidos en los que han muerto, según el grupo de rehabilitación de fauna Grefa, unas 20.000 aves entre patos, cigüeñas, garzas o búhos reales. Su recuperación, iniciada recientemente por la Comunidad, no concluirá hasta el año 2020.

En Valdemoro, el Ministerio de Medio Ambiente ha dado el visto bueno a la instalación de una depuradora en la finca El Espartal, lo que afectaría a la ZEPA de los Cortados y Cantiles de los ríos Jarama y Manzanares y al LIC de las Vegas, Cuestas y Páramos del Sureste. Justo en este enclave se han localizado ejemplares de la yamina de las efedras, un escarabajo vulnerable que no se encontraba en la Comunidad desde hace 15 años.

Tres fincas rústicas ofrecen servicios para fiestas en la ribera del Tajuña, espacio protegido incluido como LIC de las Vegas, Cuestas y Páramos del Sureste. Arba Bajo Jarama y Grama alertan de que los agricultores de la zona "inundan" sus campos al extraer de los ríos más agua de la permitida, lo que deseca los cauces.

Curso Medio del río Guadarrama (22.116 hectáreas / Parque Regional) > Incluye 20 municipios en una franja en la zona oeste que va desde Collado Villalba a Serranillos del Valle. El urbanismo descontrolado se manifiesta especialmente entre Móstoles y Arroyomolinos con colonias de casas bajas que siguen creciendo pese a las denuncias interpuestas. La mayoría vierte basuras en los márgenes del río, destruyendo el bosque de ribera. Los desagües van a parar directamente a su cauce.

Aparcamiento en zona LIC del GuadarramaLa presa de Aulencia alberga 300.000 metros cúbicos de lodos con metales, aceites y desechos orgánicos que han matado toda la fauna acuática (sapos parteros, galápagos leprosos, cachos y bogas). La situación se mantiene desde el año 2005, al menos. La Fiscalía de Medio Ambiente investiga si el Canal de Isabel II es el responsable y si los lodos salieron de la potabilizadora del embalse de Valmayor y de las canalizaciones de aguas residuales de Colmenarejo. La Confederación Hidrográfica del Tajo aún no ha encontrado una solución.

En terrenos de máxima protección de Torrelodones y Galapagar se sigue permitiendo el alquiler de caserones, espacios al aire libre y carpas para eventos de empresa o banquetes. A la entrada de Los Molinos, en zona LIC del río Guadarrama, el Ayuntamiento consintió que un particular convirtiese una parcela en un aparcamiento para autobuses y maquinaria de obra y el acopio de escombros y materiales de obra.

Pinar de Abantos y zona de La Herrería (1.538,6 hectáreas / Paisaje Pintoresco) > Carece de plan de protección ambiental. El ailanto, especie alóctona, invade partes de la zona de repoblación correspondiente al incendio de 1999. Entorno Escorial realiza batidas periódicas para recoger restos de botellón en la zona del mirador de Abantos.

En la falda del monte existe un coto de caza cuya inseguridad ha sido denunciada por los agentes forestales debido al abundante tránsito de visitantes de los bosques próximos. La presencia de turismos, todoterrenos, motos y quads en la pista forestal es constante. Patrimonio Nacional, responsable de la conservación, ha admitido roturas periódicas del colector de aguas fecales de San Lorenzo de El Escorial que atraviesa el bosque de La Herrería.

Suelta de anfibios en PeñalaraCumbre, Circo y Lagunas de Peñalara (768 hectáreas / Parque Natural) > La conservación del espacio es elevada, aunque Ecologistas en Acción reclama un mayor control sobre el número de visitantes y el uso de las zonas de baño. Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) estudian la desaparición de sapos parteros, tritones jaspeados o salamandras comunes provocada por la enfermedad de la quitriodiomicosis.

El Regajal-Mar de Ontígola (629,21 hectáreas / Reserva Natural) > A pesar de ser parajes de importancia faunística, entomológica y botánica, sufren degradación y abandono.

Aranjuez aprobó devolver las lagunas de la presa del Mar y la Mar Chica, que datan del año 1552, a Patrimonio Nacional al no poder hacerse cargo de su mantenimiento. Hoy, la presa carece de plan emergencia y conservación arquitectónica. En ocasiones, recibe aguas residuales de la depuradora de Ontígola. El carrizo invade los aliviaderos de la presa y provoca inundaciones en Aranjuez.

En 2008, El Regajal sufrió el hundimiento de una sección de 40 metros del túnel del AVE Madrid-Valencia que se construyó para superar la reserva natural.

Soto del Henares (332 hectáreas / Protección preventiva) > Medio Ambiente admite que está amenazado por el crecimiento urbano e industrial de Alcalá de Henares y Los Santos de la Humosa, así como por las explotaciones mineras, los vertido de escombros y la presencia "incontrolada" de visitantes, que provoca desaparición de la vegetación y compactación del suelo.

A apenas un kilómetro, en la finca protegida y de investigación agropecuaria El Encín, la Comunidad de Madrid levantó un campo de golf que ha sido declarado ilegal por el Tribunal Supremo porque el proyecto salió adelante sin declaración de impacto ambiental.

Laguna de San Juan (47 hectáreas / Refugio de fauna) > Este humedal, lugar de nidificación, descanso, refugio e invernada de aves acuáticas como los ánades reales, los aguiluchos laguneros o las garzas imperiales, tiene alrededor construcciones ilegales que invaden la zona del Tajuña y vierten sus residuos en el río.

Peña del Arcipreste de Hita (2,65 hectáreas / Monumento Natural de Interés Nacional) > Ecologistas en Acción cree que existe degradación del terreno por la presión de los visitantes y deterioro por falta de mantenimiento.

Casa de Campo (1.722,6 hectáreas / Parque Público) > No es un espacio protegido, sino un parque eminentemente forestal abierto a los visitantes, el más grande de la capital. Sus dos arroyos más importantes, el Antequina y el Meaques, sufren vertidos de aguas fecales, según han documentado las plataformas Salvemos Campamento y Salvemos la Casa de Campo. Los ayuntamientos de Madrid y Pozuelo se traspasan la responsabilidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento