Videojuego de abogados
Los principales personajes del videojuego Phoenix Wright: Ace Attorney.

No existe prueba ni estudio alguno que demuestre que los niños que se han entretenido con los videojuegos de Mario se hayan convertido en fontaneros.

No obstante, según algunos estudios, divertirse con ciertos títulos puede ayudar a los jugadores a decidirse por la profesión que quieren desempeñar en el futuro.

Cierto o no, hay multitud de videojuegos que permiten familiarizarse con distintas profesiones. El último en llegar ha sido Phoenix Wright: Ace Attorney, una mezcla entre Perry Mason y Ally McBeal en el que el jugador adopta el papel de un abogado.

Interrogar con astucia, exponer con precisión, recopilar las pruebas necesarias y buscar pistas que permitan la absolución del cliente son algunos de sus aspectos más destacados.

Cirujanos, bomberos...

Aunque tanto éste como otros videojuegos tienen un argumento fundamentalmente lúdico y no pretenden ser un reflejo de las profesiones en la vida real, unos están más cerca de retratarla que otros.

Para aquellos jugadores con grandes aspiraciones profesionales, quizá el juego más representativo y más clásico de cuantos se han hecho sea Sim City.

La misión es ser alcalde, un buen alcalde, para lo que hay que tener en cuenta numerosos factores: hacer una planificación urbanística adecuada, que los ciudadanos tengan trabajo, que puedan divertirse, que haya las suficientes zonas verdes, un transporte adaptado a sus necesidades, etc.

Fire Department, una aventura que fue creada en colaboración con bomberos reales, refleja los peligros a los que se enfrentan estos trabajadores diariamente. No obstante, también tiene una parte de aventura, como investigar quién ha podido causar un incendio.

Trauma Center, que estrenará en breve una versión para Wii, es otro de esos denominados simuladores de profesiones. El jugador se mete en la piel de un cirujano, que avanza en su carrera desde que es ayudante hasta realizar las operaciones más complejas. Cada decisión que tome en el quirófano marcará la diferencia entre convertirse en un cirujano de éxito o fracasar estrepitosamente.

En el colegio

Aunque muchos educadores se burlan de la idea de introducir videojuegos en las escuelas como método de aprendizaje, David Shaffer, un profesor de la Universidad de Wisconsin, se inclina por todo lo contrario.

De hecho, él y su equipo han desarrollado unos juegos, conocidos como Epistemic Games, con los que pretenden que los estudiantes aprendan a pensar igual que los ingenieros, periodistas, abogados o trabajadores de otras profesiones.

Sus juegos no pretenden ser un reflejo exacto del trabajo real, pero sí desarrollar ciertas técnicas socializadoras que puedan ayudar a los estudiantes en su futuro profesional.